Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
Vacaciones Estivales -Disfrute, descanso y revisión-

Vacaciones Estivales -Disfrute, descanso y revisión-

Elegir bien el destino de nuestras vacaciones estivales es importante. Disfrutar de este periodo nos libera de tensiones acumuladas y dedicar tiempo a nosotros mismos nos permite hacer una revisión de nuestra vida desde la distancia apropiada para ser objetivos y llegar a las conclusiones que generen cambios positivos para mejorar nuestra experiencia. Es el momento de “aprovechar” el tiempo dedicándolo a aquello que nos aporta el mayor beneficio: nosotros mismos.

DISFRUTE: la palabra que mejor define las vacaciones. Empezamos a disfrutar desde el momento en el que decidimos qué hacer pues es tiempo de pensar en lo que queremos más allá de los habituales condicionamientos. Reconocer nuestras necesidades es el mejor plan de vacaciones. Elegir un ambiente relajado, en contacto con la naturaleza y en un entorno humano de confianza son factores que garantizan el éxito de nuestra aventura estival.

ELECCIÓN CONSCIENTE: La familia, los amigos, los hijos u otros compromisos condicionan, en cierta medida, nuestras vacaciones. Podemos entonces preguntarnos: ¿quién me obliga a pasar el verano de una manera determinada? Si somos sinceros, aunque en ocasiones nos sintamos condicionados por el entorno, somos nosotros quienes elegimos. Darnos cuenta de esto alivia la presión y nos hace sentir la libertad de elegir. Revisar nuestra elección de forma consciente puede darnos una oportunidad que nos sorprenda si elegimos dedicar una parte del verano a conocernos mejor. Los que han experimentado un verano “elegido” saben que es una experiencia importante y necesaria para la salud. Es mucho el trabajo realizado durante el año y es momento de pensar en recobrar energías.

AUTODEDICACIÓN: si empleamos parte del verano en nosotros mismos nos dará los frutos deseados y cubrirá nuestras expectativas evitando la sensación de haber perdido una buena oportunidad. La elección del tipo de vacaciones determina si podremos o no dedicarnos este tiempo a nosotros mismos.

Darnos tranquilidad en un ambiente adecuado para aprender, compartir y disfrutar de la convivencia. Así equilibramos los tiempos dedicados a nosotros con los dedicados a los demás, generando espacios de escucha interna y ambientes agradables para compartir desde el mutuo respeto.

Darnos buen alimento, buena lectura, ejercicio sano e información de calidad es el mejor regalo que podemos hacer, tanto a nosotros mismos como a todos los que recogerán los beneficios de nuestro estar-bien.

AMBIENTE: el ambiente del que nos rodeemos este período determinará cómo nos sentiremos. Es importante sentir nuestro “ambiente interno” para poder definir el ambiente externo del que queremos rodearnos. El ambiente es tanto el paisaje como las personas; si elegimos el mejor paisaje y nos rodeamos de relaciones conflictivas no podremos disfrutar. Un ambiente adecuado es, de por sí, reparador y sanador puesto que nos proporciona las condiciones adecuadas para el descanso, el aprendizaje y la revisión interna necesaria en este periodo. Un entorno natural bello, compañía agradable, relaciones basadas en el mutuo respeto, espacios de diversión y celebración donde poder compartir la alegría, información de calidad sobre cómo aumentar nuestro bienestar… los ingredientes adecuados  para que las vacaciones estivales sean exitosas.

INVERSIÓN: ¿Alguna vez has sentido arrepentimiento por invertir tu dinero en unas vacaciones que te han decepcionado? ¿En qué vamos a invertir nuestro dinero? Invertir en nosotros mismos eligiendo un ambiente amable que nos nutra con una convivencia sana, ejercicio que revitalice nuestro cuerpo y un entorno natural de gran belleza nos va a dar beneficios inmediatos y nos hará sentir que nuestra inversión ha merecido la pena. Elegir vacaciones donde lo importante es nuestro bienestar y el bienestar de los que nos rodean es invertir en nosotros como seres humanos; invertir en un cambio con el fin de crear una sociedad diferente basada en valores que nos enseñen sobre la igualdad, el respeto y a compartir. Apostar por un entorno de convivencia armónica es entrenarnos para crear una sociedad que cada vez entienda mejor que nuestro bienestar es también el bienestar de los que nos rodean.

CICLO ESTIVAL:

CELEBRACIÓN: la temperatura agradable y los días largos del verano invitan a celebrar la alegría de la cosecha que nuestra vivencia anual deja en forma de proyectos realizados, recursos adquiridos, actitudes mejoradas o habilidades desarrolladas. Es hora de agradecernos la labor llevada a cabo durante el periodo que ahora llega a su fin con la recolección de los frutos que el año nos ha dado.

COSECHA: Al mismo tiempo que celebramos, podemos dedicarnos a recoger “alimento” que nos nutra durante la época de invierno. Las decisiones importantes que van a definir nuestra vida requieren de atención. El verano es el periodo ideal para utilizar el descanso y el reposo en revisar el alimento que recogemos para el siguiente ciclo y seleccionar nuestros mejores frutos: hacer buenas conservas de intenciones amorosas que nos endulcen el invierno y secar los frutos de nuestros aprendizajes para conservarlos y poder alimentarnos de ellos durante todo el año. Dedicar una parte del verano a cosechar con atención nuestros mejores resultados nos permitirá volver renovados y llenos de energía para compartir lo mejor de nosotros.

NATURALEZA: existen parajes naturales privilegiados por su belleza, riqueza natural y energía sanadora; todos sentimos la expansión que nos producen estos entornos naturales: facilitan un sueño reparador, equilibran nuestros biorritmos y nos ayudan a depurar la sangre con un aire limpio, olores de esencias curativas y ejercicio vascular caminando en contacto directo con la tierra. La tranquilidad añade a la belleza el ingrediente adecuado para facilitar el descanso y la celebración. Recuperar el contacto directo con la naturaleza durante el verano es, en sí mismo, una forma de reequilibrar las funciones de nuestro organismo. Depurar, limpiar, reparar, nutrir, descansar… necesidades biológicas que quedan cubiertas por un entorno donde recargamos nuestra energía “enchufándonos” con los pies a la tierra y con el corazón al cielo, limpiándonos con agua pura y depurándonos con los abundantes  y sanos alimentos que la generosa tierra nos regala en esta época. 

            Hagamos del verano nuestro ciclo estival de descanso, disfrute y revisión; invirtamos en nosotros y en las personas que nos rodean; apostemos por lo que de verdad merece la pena creando espacios de convivencia para aprender a nutrirnos mutuamente. Nos merecemos los mejor… siempre.

¡Qué disfrutes tus vacaciones!

Fernando García Suárez

Homeópata, Naturópata, Farmacéutico, Instructor de Chi Kung

www.estivalia.es

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.