Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
Contra la ansiedad, baños de bosque otoñal

Contra la ansiedad, baños de bosque otoñal

CÉSAR JAVIER PALACIOS PERIODISTA EXPERTO EN MEDIO AMBIENTE

Este verano UNESCO ha declarado Patrimonio Mundial a los viejos hayedos europeos, aquellos que atesoran ejemplares centenarios. Era una candidatura internacional integrada por diez países para la que España presentó sus bosques de hayas más emblemáticos: Tejera Negra y Montejo de la Sierra (Madrid), Lizardoia y Aztaparreta en la Selva de Irati y Roncal (Navarra) y Cuesta Fría y Canal de Asotín en Picos de Europa (Castilla y León). En realidad este reconocimiento no nos ha descubierto nada que no supiéramos. Los españoles sentimos pasión por estos árboles de alma norteña, oscuros hijos de la niebla, cuyas umbrías recubiertas de musgos y líquenes activan nuestros sentidos. Solo al madrileño de Montejo se acercan al año más de 25.000 personas y todas ellas, me consta, quedan embrujadas por la magia de esa foresta única preñada de leyendas donde las hadas y los duendes se transforman en caprichosos seres que espían con curiosidad al visitante, aunque quizá esos grandes ojos sean tan solo los de un cárabo.

Son tan mágicos los bosques vetustos que hasta tienen extraordinarios poderes sanadores. ¿Te parece una exageración? Pues sigue leyendo. Los árboles muy viejos emiten al aire ciertas sustancias beneficiosas para nuestra salud. Confirmado científicamente. Profesionales sanitarios e investigadores de la Universidad de Girona han comprobado mejorías en enfermos de fibromialgia a quienes se propuso realizar ejercicios moderados en este tipo de bosques. Según dichos estudios, los paseos entre árboles centenarios tienen efectos terapéuticos pues mitigan el dolor y combaten el insomnio de los pacientes. También se ha probado una reducción del estrés, la hipertensión y la ansiedad.

Estos resultados nos pueden sorprender a nosotros pero no a los japoneses, que llevan cientos de años curándose con los Shinrin-yoku o ‘baños de bosque’. En ese país, la Agencia Forestal tiene designados 48 centros oficiales donde se ofrece a sus estresados ciudadanos terapias forestales, y a donde cada año acuden no menos de cinco millones de personas. Allí se dan por prescripción facultativa dos horas de paseo relajado, de caminar por la naturaleza con los cinco sentidos bien aguzados, incluida una serie de ejercicios de respiración dirigidos por monitores especializados. Antes y después de cada sesión se mide la presión arterial y otras variables fisiológicas de los participantes para comprobar la eficacia del tratamiento. Y la terapia forestal funciona. Sin medicinas ni coste alguno para la Seguridad Social. En lugar de atiborrarse a ansiolíticos, un paseíto campero reduce la mayor parte de todos esos parámetros negativos. Mejora el ánimo y baja los niveles de ansiedad.

Quizá sea producto de la sugestión, no lo descarto, pero yo lo noto. Caminando estos días por hayedos pirenaicos a donde no llega ni la cobertura del móvil me he sentido inmensamente feliz. El otoño empezaba a olerse en esas hojas tapizando el camino, alfombra de crujiente hojarasca sobre la que andar pausado. Viviendo sin horas. Deteniéndome cada poco para ver una seta, un insecto o tan solo un dorado rayo de luz atravesando la penumbra, me olvidé de todos los males. Pura belleza sanadora. Hay muchos que dicen deprimirse con la llegada del otoño. Manuel Machado se confesaba "triste como una tarde del otoño viejo". Sería porque no tomaba baños de hayedo. Frente a la depresión, los paseos de otoño son sin duda la mejor medicina. En estas fechas tan contradictorias, ni verano ni invierno, Pablo Neruda resaltaba sus ritmos diferentes: la tierra se extiende y respira, mientras que al mes y a los árboles se les caen las hojas. Más positivo, el poeta Ángel González se maravillaba por la luces doradas tan propias de la estación que, decía, son fuego o vida; seguramente las dos cosas. Pero solo el buda poeta Wang Wei entendió que en cada otoño nuestro vamos entrando en calma, lejos del mundo y sus peleas.

Fuente: http://www.20minutos.es/opiniones/cesar-javier-palacios-tribuna-contra-ansiedad-banos-bosque-otonal-3150533/

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.