Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
Somatizaciones: Nuestro organismo, nuestro aliado

Somatizaciones: Nuestro organismo, nuestro aliado

Comienza un nuevo año y casi con toda seguridad que nos proponemos eso de “Año nuevo Vida Nueva”. ¿Cuántas veces, cuantos Años Nuevos hemos hecho este propósito? Cada vez que lo hacemos es porque no estamos haciendo lo que realmente deseamos, no  estamos caminando hacia dónde anhelamos.

Si nos paramos y escuchamos nuestro cuerpo quizás podamos tener un poco más claro si estamos en el Camino que siempre hemos querido, en esa verdadera vocación que nos llena plenamente.

Le toca a nuestro organismo el papel de “juez”, será él quién nos hable, quien dictamine, quién proteste porque su Amo, su dueño, es decir nosotros mismos, no estamos siendo coherentes con nuestro Sentir, con nuestro Hacer ni con nuestro Caminar.

En el caso de que nuestra incoherencia sea con nuestro Hacer, con nuestra acción, serán nuestras extremidades superiores las que protesten. Si esta incoherencia está relacionada con el Caminar con el ir donde no queremos ir, por ejemplo, serán nuestras extremidades inferiores las que nos impidan el seguir caminando. Si hay algo que no me puedo tragar, que no consigo digerir…. será el aparato digestivo quién tome las riendas de la protesta por incoherencia. Si estoy viviendo una situación que me asfixia ni que decir tiene donde se va a somatizar. Todo esto, claro está, se procesa de  forma, casi siempre, no consciente.

Cada uno de nosotros somos una S.L., (Sociedad Limitada). De la piel para dentro somos Gerentes, Administradores, Directores Generales, de nosotros mismos. Y como tales nuestros “trabajadores”, nuestras células, realizarán su trabajo. Cualquier pensamiento, sentimiento, imaginación, cualquier orden es captada por ellas y lo convierten en realidad. Como decía Facundo Cabral: “Ten cuidado con lo que piensas, pues la mente no tiene sentido del humor y se lo cree todo”…

Pongamos un ejemplo: tengo que ir a una celebración porque el protocolo así lo exige, pero no me apetece en absoluto. En este caso puede ocurrir que una lumbociática, me impida el poder asistir. Mi cuerpo, mi aparato locomotor, mis células, por AMOR, han  confabulado para que realmente haga aquello que siento, que deseo. Lo único, que la forma en la que se lleva a cabo es “dolorosa”. Entonces, ¿Cómo evitar el dolor? Simplemente se trataba de haber sido sincero conmigo mismo. Tener Valor suficiente para decir No.

Otro ejemplo de lumbociática aguda ocurre a la vuelta de las vacaciones, cuando nos hemos de incorporar al trabajo, a ese trabajo que para nada nos atrae, con ese ambiente inaguantable, que en absoluto es lo que deseamos y que nos impide realizarnos vocacionalmente. Es cierto que ese trabajo es necesario para poder vivir (comer, vestir, pagar deudas, etc…).

¿Qué hacer en este caso? Lo único que tenemos a nuestro alcance, el arma con lo que contamos es un CAMBIO DE ACTITUD. Si no opongo resistencia y doy las GRACIAS por lo que me aporta y esto no quiere decir sometimiento, resignación, simplemente es ACEPTACIÓN. Si hay Aceptación es muy posible que no llegue a somatizarse el pensamiento/sentimiento de oposición al mismo que nosotros creamos.

Pero en esta ocasión analizaremos que nos quieren decir nuestras muñecas cuando “protestan”:
Toda articulación nos habla de nuestra flexibilidad. En este caso de nuestra capacidad, de nuestra flexibilidad para dar o recibir, en el hacer o dejar de hacer. Debemos hacernos conscientes si nos estamos concediendo la Libertad de hacer aquello que nos satisface o por el contrario estamos pensando/sintiendo una cosa y haciendo lo contrario. Hoy en día estamos tan estresados, con tantas ocupaciones y obligaciones que no nos permitimos dedicarnos tiempo para realizar aquello que nos aporta diversión y satisfacción. Estamos llegando a un punto en el que nos sentimos “culpables” si dejamos de hacer alguna de las obligaciones para hacer algo que nos hace DISFRUTAR.

Así pues, toda acción que realicemos con nuestras manos ha de ser desde la seguridad, desde el convencimiento, desde el disfrute, desde el Amor.

Los brazos son extensiones del Corazón y las manos las que hacen posible que éste ejecute la Acción que lo hará sentirse bien. Un Abrazo no es ni más ni menos que dos Corazones abrazándose, utilizando para ello sus extensiones (brazos y manos).

En las muñecas encontramos puntos de acupuntura que corroboran esto. Puntos relacionados con los meridianos de Corazón y con el Pulmón que son los que nos dan la Vida. Puntos del canal del Intestino Grueso, para soltar aquello que no nos es útil, que ya no nos sirve. Puntos del canal del Intestino Delgado que es quien asimila lo que si nos sirve. Y también puntos del meridiano del Triple Calentador.

Profundizando holísticamente un poco más: la muñeca izquierda nos da información de nuestra capacidad para recibir, mientras que la derecha lo hace sobre el dar.

Debemos dejarnos actuar según nuestro Corazón, HACER según él nos dicte, ACEPTAR y AGRADECER, DAR y RECIBIR  desde y para él.

Hemos de Coger todo aquello que la Vida, que el Universo nos ofrece. Hemos de Dar todo cuanto tenemos para COMPARTIR y que nos ha sido dado. De lo contrario mis muñecas no podrán ser y estar flexibles, ligeras y en armonía. Si mi Hacer no es coherente con el sentir de mi Corazón mis muñecas lo pueden sufrir, pero lo harán para dar la voz de alerta, lo harán por Amor.

Esa acción que estamos a punto de realizar, que va desde nuestro Corazón hacia nuestras manos, que ya ha pasado por el brazo, por el antebrazo y va por las muñecas buscando su realización, pero que por una razón u otra (miedo, duda, falta de seguridad, dolor, desconfianza….) no llegamos a ejecutar, se queda “atascada”, “reprimida” allí donde la hemos parado, en este caso la muñeca.

En Oriente nos hablarían de energía reprimida a causa de lo que tengo que hacer y no hago. Esto lo podemos aplicar tanto al Dar o No Dar y al Recibir o no Recibir.

Holísticamente hablando, las patologías de las muñecas me están alertando del conflicto que mantengo con lo anteriormente expuesto. Conflicto a la hora de Realizar mi acción en la Vida.

Hay personas que teniendo el mismo trabajo, el mismo desgaste, los mismos movimientos repetitivos están físicamente muy mal de estas articulaciones mientras que otras es como si no hubiesen realizado el mismo trabajo. Quizás pueda deberse a que las primeras lo realizaban desde el sufrimiento, desde la abnegación y las segundas desde el Disfrute, la Aceptación y el Agradecimiento.

Si mis muñecas me obligan a pararme, HE DE PARARME. Hay muchas técnicas para liberar esta energía obstruida, desde el ejercicio de rehabilitación, la medicina, la cirugía, medicamentos, (bien naturales o de síntesis), masajes…. Por supuesto siempre bajo vigilancia de un profesional cualificado. Pero la persona ha de escuchar, ver desde su interior que está ocurriendo, así la recuperación puede llegar a ser muy efectiva y más corta en el tiempo.

Procuremos comenzar este nuevo año 2018, HACIENDO AQUELLO QUE HEMOS VENIDO A HACER. Recordando siempre que tenemos la OBLIGACIÓN DE SER FELICES.

FELIZ AÑO 2018.

NUESTRO CUERPO NOS AMA, NOS HABLA, EN NINGÚN MOMENTO NOS CASTIGA. ES EL PERFECTO ALIADO, EL MAESTRO IDEAL PARA DESCUBRIRNOS.

SALUDABRAZOS
Juan Carlos Arroyo Ruiz
Reflexólogo Podal Holístico

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.