Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
La supraconciencia, oompa loompa y la carta robada

La supraconciencia, oompa loompa y la carta robada

Si deseas ocultar algo ponlo a la vista de todo el mundo, nadie le prestará atención al menos la mayoría de personas, otra cosa es que quieras darlo a conocer en ese caso, ocúltalo todo lo posible, llegará un momento en el que muchas personas se interesarán y lo buscarán y lo que es mejor, sucederá lo que pretendes, es decir, finalmente se dará a conocer.

En muchas ocasiones he pensado que era uno de los problemas con los que la difusión y clara explicación, de los ejercicios utilizados en las iniciaciones más poderosas del planeta, que ofrece Dr. Lefebure Methods®, se topaba. El hecho de sacar a la luz las herramientas utilizadas por los más grandes iniciados para el beneficio de cualquier persona que se moleste en aplicar las pautas descritas, hace que se pierda el interés de lo prohibido, del secretismo y la exclusividad.

Algunas de las sociedades secretas más influyentes del planeta, utilizan como base de sus iniciaciones elementos tan simples para un iniciado al trabajo de Dr. Lefebure Methods, que simplemente sus miembros se sonrojarían si asistieran a uno de nuestros cursos. Quizás como ejemplo sirva la masonería que es hija del paganismo. La Orden del Templo era producto de la Iglesia de Juan seguidora del cristianismo gnóstico, e híbrido entre Occidente y Oriente del que provenía su interés por la alquimia, la astrología y en definitiva todas las tradiciones paganas ancestrales, es decir, solares.

En el libro La clave masónica, de Christopher Knight y Robert Lomas, los dos masones, se pone claramente de manifiesto la relación entre el gnosticismo y la masonería. Así el gnosticismo fue la entrada de ejercicios iniciáticos de la antigua civilización egipcia, solar por excelencia, en la Iglesia de Juan, que acabaron llegando a los templarios y de ellos finalmente, a los masones.

En fin, sin extenderme en el repaso histórico que es apasionante y abrumador, solo apuntar que algún sonrojo masón hemos tenido en nuestros cursos, es solo un ejemplo, pues todos los secretos iniciáticos beben de las mismas fuentes y todas ellas están a la vista de todo el mundo y tienen nombre, luz, ritmo y balanceo,

Siempre que comento esto me viene a la memoria un cuento del género policial del genial Edgar Allan Poe, el argumento gira en torno a una comprometedora carta que ha sido robada a un miembro de la familia real por un ministro que la guarda en su casa. Durante tres meses la casa se somete al registro sistemático de la policía hasta que finalmente, y tras pedir ayuda el prefecto de policía a un detective, este la descubre en el lugar más visible que uno pudiera imaginar. Un poco es lo que sucede con la supraconciencia y la iniciación, siempre ha estado en todos los procesos de expansión de la conciencia del hombre y muy pocos le han prestado la atención debida.

Una de las herramientas que han ofrecido, ofrecen y ofrecerán acceso a la supraconsciencia, entiéndase como uno quiera este término, pero en definitiva podríamos convenir que hablamos de espíritu, de conexión con la fuente, abandono de las sombras platónicas para llegar a la luz, etcétera, es la estimulación cerebral producida por los balanceos que todas las tradiciones, iniciaciones y religiones, han practicado desde el origen de los tiempos.

Sí, es así de sorprendente, nadie se ha molestado en estudiar porque cuando se produce un ritual de iniciación siempre confluyen tres elementos clave, la luz, el ritmo y el balanceo.
¿Demasiado fácil, muy sencillo? Lo es y mucho, por cierto, quizás otra razón más para apoyar el poder de la sencillez, de lo obvio, de lo público, sea que cualquier teoría científica que se precie incorpora un elemento subjetivo, pero que causa consenso en todos los investigadores, debe ser estéticamente sencilla, simple. La regularidad y la simetría de la naturaleza se debe trasladar a la descripción científica, es decir, toda descripción o teoría tortuosa, de salida, se convierte en sospechosa. En el auditorio de física de la Universidad de Göttingen se puede leer: Simplex sigillum veri, la simplicidad es el sello de la verdad.

¿Existe algo más sencillo, más natural, más bello, que por ejemplo, acunar, mecer a un bebé? Por cierto, y vuelvo al latín, extraño porque me dio problemas en mi juventud, quizás más extraño sea que ahora lo añore. Pulchritudo splendor veritatis, la belleza es el resplandor de la verdad.

El caso es que podemos sobrecogernos con la descripción de Sandro Magister de una ceremonia solemne que presenció en el monasterio Vatopédi, en el Monte Athos, verdadero fósil, testigo aún de los ejercicios de iniciación más poderosos del antiguo cristianismo: … ahora bien, en las liturgias solemnes existe el momento en el que todas las luces se encienden: las de las lámparas del techo y las de la corona central. Luego se hacen oscilar las primeras, mientras se hace rotar la gran corona en torno a su eje. La danza de las luces dura por lo menos una hora, antes que se aplaque lentamente. El palpitar de miles de llamitas, el brillar de los oros, el tintineo de los metales, el cambio de colores de los iconos, la onda sonora del coro que acompaña estas galaxias de estrellas rodantes como esferas celestes: todo hace relampaguear la verdadera esencia del monte Athos, su asomarse a los misterios suprahumanos.

Donde la luz pulsante y giratoria es la protagonista, junto con la oración rítmica de los monjes. Sobrecogernos decía, de hecho, debía ser impresionante, y quedarnos indiferentes ante lo natural que es ver un ejercicio iniciático y de desarrollo cognitivo poderosísimo, cuando una madre acuna a su bebé, balanceándolo y mantralizando el mecimiento con una consonante nasal, normalmente, la m.

Los balanceos estimulan el sistema vestibular, además algunos de ellos coinciden con las tres dimensiones espaciales, arcos vestibulares. Los balanceos pues, ayudan a desarrollar la conciencia espacial del niño, cómo se mueve en él y como se relaciona con los objetos para alcanzarlos y agarrarlos. Todo ello se realiza gracias al sistema vestibular y al reflejo vestíbulo-ocular. Existe además otro sistema complementario que se denomina sistema propioceptivo que hace que el niño coloque su cuerpo de manera adecuada.

Esto explica porque los niños a menudo, tienen tendencia a hacer balanceos de forma natural y sencilla, se dejan llevar por sus propios ritmos cerebrales. Prohibirles balancearse equivale a bloquear su desarrollo y, por lo tanto, a impedir que su sistema nervioso evolucione.

Naturalmente, y en la línea del secreto, no nos importará pagar un buen dinero por ver balancearse a los tibetanos en uno de sus monasterios, o ser espectadores de la poderosa e hipnótica danza iniciática de los derviches danzantes, aunque luego, al volver a nuestra casa, probablemente les digamos a nuestros hijos: deja de girar que te vas a marear…

Hace ya un tiempo y justo antes de un curso de balanceos y ritmo de Dr. Lefebure Methods® que iba a ofrecer, creo que era en Madrid, casualmente, vi un video que se hizo viral como ahora se dice, una pareja había ideado un sistema mediante el cual con sencillos movimientos que practicaban a su bebé, ergo balanceos, un vaivén vaya, de izquierda a derecha, y claro, acompañados de una mantralización, en este caso oompa loompa, que quizás suene especial pero que son personajes de la novela Charlie y la fábrica de chocolate, conseguían dormir al bebé muy rápida y efectivamente. Se decía que la clave, el secreto, en definitiva, era: mantener un balanceo constante y repetir regular y suavemente los sonidos.

Si deseas ocultar algo ponlo a la vista de todo el mundo. Realmente el gran secreto sigue oculto para muchos, nosotros llevamos 60 años señalándolo claramente, dando saltos y gritando por muchos países y ante miles y miles de alumnos, ¡aquí, está aquí!

Francesc Celma i Girón

Director de Fosfenismo (r) España e Iberoamérica

Dr. Lefebure Methods (r)

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.