Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Existir - SER o no ser

SER o no ser (consumir para ser consumido)

Hay muchas formas de existir, aunque todas están englobadas en esta existencia de la que somos más o menos conscientes. Por ejemplo, en esta sociedad en la que vivimos, existir es sinónimo de consumo: consumo, luego puedo existir. Para el sistema capitalista ahora rebautizado como globalización, el objetivo está muy definido: «si consumes, entonces nos interesas», o también: «si tienes algo que nos interesa para ser consumido, entonces tiene interés». Estos claros objetivos nos conducen a una pregunta ¿quién consume a quién?
Así, a través del consumo (y del poder adquisitivo), el sistema nos esclaviza, manteniendo nuestra consciencia acaparada por objetos que no son realmente necesarios y desviando nuestra atención hacia ellos a través del marketing y de los medios de comunicación (radio, prensa, televisión...), manteniéndonos adormecidos: ocupados, preocupados y distraídos. NO TE CREAS NADA o poca cosa, porque estos medios ya no informan, más bien manipulan tu atención y alteran desfavorablemente tu consciencia, afectando negativamente tu estado de ánimo (desánimo), utilizando el miedo (desesperanza: perder la esperanza) y condicionándote para que seas más fácilmente manipulable y dirigir tu atención hacia objetivos concretos. Un consumidor con miedo es predecible y además el estado preocupación-miedo-desánimo proporciona una actitud sumisa y respetuosa, en vez de revelación y justeza, lo que permite el manejo de masas de individuos con poco esfuerzo.

Un ejemplo (no, no voy a hablar de armas nucleares en Irak, eso ya pasó), el tema más relevante e incluso evidente es la gripe A y la necesidad urgente de vacunar. La forma de informar (incoherente en muchos informativos, aunque perfectamente presentada y diseñada) revela una situación relativamente angustiosa e inquietante, pero perfectamente diseñada para generar miedo, inseguridad, y la necesidad de ser vacunado. Incluso se ha cambiado la definición de pandemia, para ajustar la irrealidad de la gripe A y crear una falsa realidad: estadísticas de muertos, y ocultar los daños que puede producir la vacuna. Se evidencia que los intereses de los organismos sanitarios han sido sustituidos por los intereses económicos de las multinacionales farmacéuticas: consumir para ser consumido. Para que un virus, bacteria, hongo o cualquier otro organismo prevalezca sobre nuestra inmunología hace falta un terreno propicio (el terreno lo es todo, decía Pasteur).

En otro orden de cosas existenciales, si no puedes consumir (no tienes poder adquisitivo), no le interesas al sistema, entonces agotan los recursos de donde vives, e incluso te pueden utilizar como ratoncitos de laboratorio para sus medicamentos y vacunas. Para profundizar sobre este punto puedes ver o leer: «El Jardinero Fiel».

Entonces aparecen tres mundos dentro de este mundo: los que manejan el sistema (los que controlan las multinacionales y los gobiernos de los países), los que tienen poder adquisitivo o son consumidores potenciales (segundo mundo) y todos los parias que constituyen los países pobres, que viven de la miseria humana (tercer mundo). En todos los casos somos esclavos del sistema, la única diferencia es que la celda de los países pobres es evidente, mientras que la del consumidor es más amplia, está decorada y aseada, tiene agua, electricidad, electrodomésticos, más cómoda, más atractiva, más segura, pero sigue siendo una celda, donde el consumidor es consumido.

Es muy difícil SER siendo esclavo, porque mientras vivamos sin consciencia de esclavo en nuestras celdas cómodas y seguras, seguiremos siendo esclavos, y para mí hay una relación estrecha, muy estrecha entre esclavo y dormido. Hasta que no aceptemos que estamos dormidos, difícilmente nos daremos cuenta de nuestro nivel de esclavitud, esto es, de dependencia, de apego, de necesidades, de miedos, de comodidades, etc... ¿Por qué? Porque el dormido-esclavo no busca la el despertar ni la libertad porque lo ignora, está sumido en el sueño del sistema, prendado por los estímulos de los sentidos: buen olor (colonias), buen sabor (comidas), mirar el mundo sin salir del salón (televisión), calor cuando hace frío y frío cuando hace calor (tacto), medicamentos anti cuando tiene alguna molestia, es un mundo feliz que no existe, porque fuera de ese mundo ilusorio que nos adormece, está el mundo real que apenas nos cuentan de él en los informativos. La elección no siempre la haces tú. Te sugiero que veas «V de Vendetta» o «Matrix» para que comprendas la magnitud del engaño del sueño.

No somos, existimos y aunque hay que existir para experimentar el Ser, mientras sigamos adormecidos, soñando el sueño del planeta inducido por el sistema, difícilmente vamos a experimentar esta existencia con total libertad. Cuando hablo de libertad, evidentemente no me refiero a la que creemos que tenemos por poder elegir tal o cual producto, hago referencia a la libertad de Ser, de dejar de ser lo que creo que soy o lo que me han contado que soy, dejar de ser lo que no soy para permitir que surja de mí lo que YA SOY. Cómo hacerlo esto es otra historia, que iremos viendo en esta Revista del Despertar.

No cedas al miedo, evita el desánimo y no pierdas la esperanza, porque lo que Es ES.

Antonio Ruiz
ALMANECER
Transformación Interna y
Despertar Consciente
 

Actividades en Biotienda

En este momento no tenemos nuevos contenidos en esta categoría

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.