Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
BIOPSICOINTEGRACIÓN: Una mirada holística de la salud

BIOPSICOINTEGRACIÓN: Una mirada holística de la salud

     El ser humano es una entidad compleja en si misma y en sus relaciones con todo lo que le rodea, de modo que si nos interesamos por su salud no podemos ocuparnos únicamente de su cuerpo. Por supuesto que es imprescindible conocer su anatomía y fisiología en condiciones normales para así poder saber qué es lo que se ha alterado en caso de algún desequilibrio, pero es necesario abarcar otros aspectos como son el mental, el emocional, el subconsciente y el espiritual.

Elaborar una práctica que persiga el logro y mantenimiento de ese equilibrio psicofísico es una tarea que no se puede abordar desde una única perspectiva y no deja de ser una pretensión ambiciosa.

     La práctica de la BIOPSICOINTEGRACIÓN  nos acerca a ese modelo integral al contemplar al ser humano desde un enfoque verdaderamente holístico, es decir, no solamente considera a la persona como un todo que es mayor que cada una de sus partes, sino que tiene un abordaje completo, teniendo en cuenta el cuerpo, la mente, el espíritu y el subconsciente.

     Lo que llamamos enfermedad es visto desde la BIOPSICOINTEGRACIÓN como una respuesta del cerebro a un trauma externo, siguiendo un programa de supervivencia de la especie de acuerdo con las leyes biológicas descubiertas por médico alemán  Dr. Hamer. La enfermedad no es ya un castigo del destino que hay que eliminar a toda costa, sino la expresión física de un aviso del subconsciente al que previamente no le hemos prestado atención y que se manifiesta simultáneamente a nivel de la psique, el cerebro y el órgano afectado. Este médico observó que en estos programas existía un carácter bifásico, o para entendernos, que cada enfermedad tiene dos fases. Ya la medicina oficial clasificaba las enfermedades en "frías" y "calientes", pero en realidad Hamer concluyo que son dos partes de un mismo proceso; de forma que el número de enfermedades se reduce a la mitad con dos expresiones diferentes según el momento en el que se encuentre el programa. Otro gran hallazgo de Hamer fue el de considerar a los microbios aliados del organismo. No es el objetivo de este artículo extenderse en estas grandes aportaciones a las ciencias curativas, pero sí es necesario hacer hincapié en su gran importancia.

 Este enfoque biológico, deja patente que en la gestión de los conflictos juegan un importante papel las emociones, por lo que es necesario llegar al centro de la persona para sanarla. Desde la BIOPSICOINTEGRACIÓN adoptamos una práctica que consiste en realizar una exploración consciente del inconsciente (E.C.I.) -de acuerdo con las pautas establecidas por el Dr. Moya en su Medicina de la Persona- Estamos hablando del centro de la persona, de sus emociones y de sus improntas, entendiendo por estas los traumas primigenios que condicionaron respuestas patológicas y que se originaron en el período que abarca desde la vida intrauterina hasta los 7 a10 años de vida. Para ello, mediante esta exploración del inconsciente conseguimos que el individuo pueda hacer presentes aspectos de las primeras etapas de su vida que de alguna manera le han condicionado.

     Pero no podemos detenernos aquí. El hecho de que la persona llegue a vislumbrar el problema no es suficiente, tiene que actuar para cambiar su vida, para cambiar la(s) conducta(s) que le ha(n) llevado al desequilibrio ¡Sin transformación no hay sanación! Para ello es imprescindible un seguimiento periódico de la persona con la finalidad de encauzar y afianzar la correcta evolución del proceso de sanación. Las razones por las que el individuo no cambia son muy variadas, pero pasan por: no tener las herramientas adecuadas, no saber integrar el cambio o simplemente por miedo.

Generalmente son mecanismos de defensa que necesitan de un apoyo psicológico, lo que en psicología junguiana se conoce como trabajar con "la sombra", o como lo llamamos vulgarmente, con "el inconsciente reprimido". Los beneficios de este trabajo se extienden a todos los aspectos del ser, es decir, a nivel físico, mental y espiritual. Se trata de apropiarnos de esa sombra e integrarla, de iluminarla con la luz de la conciencia. La BIOPSICOINTEGRACIÓN, de acuerdo con la psicología integral, utiliza para ello principalmente perspectivas psicológicas humanistas como la Gestalt y el  enfoque sistémico (constelaciones familiares con muñecos en sesiones individuales). La terapia Gestalt tiene como objetivo, además de ayudar al paciente a superar determinados síntomas, permitirle llegar a ser más completo, creativo y liberarle de bloqueos y asuntos inconclusos, contribuyendo a un mayor crecimiento y autorrealización. Otras herramientas empleadas son el Rebirthing (técnica de respiración circular, consciente y conectada que tiene como finalidad liberar bloqueos relacionados con la represión de emociones como la ira, el miedo o la tristeza) y terapias corporales o  técnicas bioenergéticas, todas ellas dirigidas a apoyar este proceso de transformación del cliente.

     Para contribuir a una plena transformación de la persona, se recomienda trabajar con  el cuerpo. Este trabajo es aconsejable tanto desde el punto de vista terapéutico como desde el preventivo. Están demostrados los efectos beneficiosos que el ejercicio físico tiene para la salud, incluyendo el bienestar general, la longevidad, y el estado de ánimo. Una práctica razonable y periódica de cualquier deporte (ciclismo, natación, pesas, etc) o actividad física (yoga, pilates, cualquier tipo de danza) da sus frutos a corto y medio plazo, con la única condición de que sea constante. Y si hablamos del cuerpo, es inevitable considerar una alimentación sana y consciente. El estilo de vida actual nos hace olvidar la importancia que tiene nutrirnos con atención y conciencia, otorgando el valor que se merece a la elección de buenos alimentos y desechando malos hábitos, excesos y tóxicos de todo tipo. En definitiva, lo recomendable a la hora de nutrirnos es lo que ya sabemos: reducir hidratos de carbono simples y las grasas malas, evitar la comida rápida y la comida procesada, comer fruta y verdura fresca y beber mucha agua.

     Y como colofón a estas recomendaciones consideramos que es imprescindible un trabajo con el espíritu, entienda cada uno lo que entienda por espíritu y para ello nada como la meditación, el estar en silencio con uno mismo. La práctica  es semejante a la del cuerpo, es decir, solo se requiere constancia, nada de grandes metas, ni posturas raras, ni estar mucho tiempo. Cinco minutos diarios sentado en silencio y atento a la respiración, son un buen comienzo para conectar con nuestro interior y es lo que nos va a servir para integrar todos los anteriores elementos que forman parte de nuestro ser.

Carlos D. Reinhardt

Especialista en BIOPSICOINTEGRACIÓN

Terapia Integral

Antropología de la Salud

    

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.