Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
Comunicación telepática con animales

Comunicación telepática con animales

En esta época, cada vez son más el número de personas que ven la necesidad o muestran mayor interés en comprender y relacionarse con sus animales de compañía. Y tanto es así que la comunicación entre los seres humanos y los animales ha ido adquiriendo un significado más profundo y urgente.

Cuando nos fijamos en las raíces de la palabra "Telepatía", encontramos que significa "sentir a través de la distancia". La comunicación telepática implica la transmisión directa de sentimientos, intenciones, sensaciones físicas, pensamientos, imágenes mentales, emociones, sonidos, formas, impresiones, sensaciones, y puro conocimiento. La gente recibe los mensajes en el grado en el que están escuchando, y al igual que el oír y el escuchar difieren bastante, necesitamos de una voluntad y apertura mental para conseguir una comunicación más allá de las palabras.

Desde pequeños nacemos con la habilidad de comunicarnos con los animales y somos tan sensibles a ello, que lo expresamos a nuestros padres diciendo: “el perrito dice que tiene hambre”, “el gatito quiere dormir”, “el perrito necesita salir” etc.

En la sociedad de hoy en día, los humanos solemos ver el cuerpo físico del animal pero nos olvidamos de sus emociones y sentimientos porque estamos condicionados a creer que los animales son en general inferiores a los humanos en su capacidad de pensar, sentir y hacer elecciones no-instintivas. De tal manera vamos aprendiendo a separarnos de la igualitaria y mutua comunicación con ellos, y pensamos que estos argumentos de los niños son producto de su imaginación sin darle la importancia que realmente tiene.

El resultado es que esta habilidad que poseemos se va durmiendo por la falta de práctica y tus amigos animales pueden llegar a frustrarse por tu falta de comprensión de sus pensamientos, emociones e intenciones cuando te las comunican directamente, y tienen que improvisar porque los seres humanos desde su perspectiva, son "sordos" y "no inteligentes" a los mensajes telepáticos, así que tienen que recurrir a los métodos que sí entiendes, como destrozar los muebles o hacer pis en la alfombra, etc.

Hay personas que adoptan a un animal para llenar algún vacío emocional sin tener en cuenta la responsabilidad que esto conlleva, ya que no hay que buscar la raza de perro que más nos gusta sino con cual nos podemos adaptar mejor según nuestro estilo de vida, nuestros horarios, nuestras actividades, o nuestra economía. Estas decisiones van a determinar mucho la calidad de vida del animal.

Por falta de información las personas cometen el gran error de tratar a los animales como seres humanos y déjenme decirles que son animales. Pueden ser parte de la familia y podemos quererlos mucho pero siguen siendo animales.

El reconocer su esencia espiritual y respetarlos como seres inteligentes es vital para facilitar el intercambio telepático entre especies. Aprender a comunicarse con los animales puede resolver muchos problemas de conducta, sus necesidades físicas, emocionales y cómo se sienten con respecto a su entorno.

Cuando los apartamos de su naturaleza y los humanizamos sin tener en cuenta sus necesidades básicas, reprimimos su comportamiento natural y sus instintos salvajes haciendo que pierdan su identidad. Los animales se sienten incompletos porque no son seres humanos y tienen otras necesidades físicas y psicológicas.

Muchas cosas que ocurren a su alrededor están fuera de su entendimiento y todos esos cambios bruscos que nadie les explica, les generan emociones negativas como inseguridad, tristeza, confusión, frustración, llegando a crear problemas de comportamiento como agresividad, ansiedad, estrés. Esto  a la larga puede suponer para algunos animales posibles dolencias y enfermedades.

Los animales tienen una labor muy importante en nuestras vidas, que no es sólo la de hacernos compañía, sino también de enseñarnos cosas así que es importante ser consecuentes antes de elegir un animal y sobre todo cuando lo tenemos para tratar de darles una calidad de vida, tanto física como emocional. Empecemos a tomar conciencia de que ellos entienden lo que decimos y cómo lo decimos, que sienten igual que nosotros y que son capaces de comunicarse. Comenzar a escucharles de manera efectiva y eficaz requiere de muy poco: prestar atención, valorar sus necesidades y abordar la comunicación animal como un hecho real y posible en la vida de todos.

Esperanza Moreno

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.