Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
SUMI-E: estética y conocimiento

SUMI-E: estética y conocimiento

Sumergirse en el legado de los antiguos maestros orientales y seguir el sendero de un arte tan antiguo como contemporáneo es un viaje silencioso que nos conecta con nuestro ser más auténtico.  Una pulsión íntima con la naturaleza que, sin anhelos ni artificios, nos permite fluir en la enorme presencia del vacío.

-Maestro, ¿adónde va usted? -preguntó Borrasca.

-Al Valle Grande -dijo Oscuro Espesor.

-¿Por qué?

-El Valle Grande es el lugar donde se vierte sin nunca llenar y donde se saca sin nunca agotar.

                                                                                                                                       

                                                                                                                                                                     Zhuangzi

CHENG, François (1993,2004): Vacío y Penitud. Madrid, Siruela

 

El Sumi-e es un antiguo estilo de pintura japonesa conocida también como pintura zen que se desarrolló originariamente en China en el siglo V durante la dinastía Tang. En el siglo XIII se introduce en Japón. Son los artistas japoneses y los monjes budistas quienes, a partir del estudio de aquellas pinturas de los antiguos maestros chinos, desarrollan un nuevo estilo más espontáneo y directo.

El Sumi-e, pintura de tinta, emplea prácticamente como único color la tinta negra sobre papel blanco. Mediante el degradado progresivo con agua, se obtiene una gran gama de grises que proporcionan a la obra final la sensación de color sin que la ausencia del mismo suponga una carencia.

La fusión del Budismo Hinayana y el Taoísmo dan lugar a una nueva filosofía Ch’an (Zen). Esta nueva influencia aporta algunos principios estéticos y desarrolla una nueva corriente antiacademicista que busca crear en la obra una atmósfera donde la espontaneidad de la pincelada y el trazo único consiguen plasmar, más allá de la forma, la esencia del elemento representado. Esta acción, que captura la intensidad del instante fugaz, está precedida por el silencio, la concentración, la observación y la contemplación de la naturaleza, tema principal de estudio y fuente de inspiración y conocimiento. 

A través de la práctica metódica y continuada, el pintor encuentra su centro y equilibra cuerpo, mente y corazón. Poniendo de manifiesto los principios estéticos del zen, llega a un estado meditativo que da paso al gesto espontáneo y que se hará forma en el vacío.

El Sumi-e va más allá de la observación simple, no pretende plasmar de forma realista la apariencia externa del objeto o tema escogido. Estamos hablando de un arte subjetivo donde la percepción da paso a la expresión del sentimiento.

La expresión libre que surge de la tinta guiada por los rítmicos y naturales movimientos de la danza del pincel refleja, como en una radiografía, la nobleza y el carácter del autor  y, así, lo induce al placer de descubrir y descubrirse. La pincelada única y los diferentes trazos deben captar la línea interna de las cosas así como su dinamismo interior -yin  yang– y hacer sentir cómo el soplo vital que los anima reside de igual forma dentro de nosotros.

Las obras son ejecutadas de forma rápida, espontánea y directa. Una vez el gesto ha tomado contacto con el papel, no existe la posibilidad de retorno ni de rectificación.

El estudio del método y la práctica continua nos proporcionan la calma y la destreza necesarias, aclaran nuestra mente con el único deseo de fluir sin expectativas para atrapar ese espíritu en movimiento.

El largo tiempo de estudio que requiere esta disciplina no debe verse enturbiado por la ansiedad de alcanzar un resultado concreto en la obra. Disfrutar de este proceso nos llevará a olvidar el método y a dar paso a la creación de una obra cada vez más auténtica. La destreza que se adquiere mediante la repetición de gestos no busca la perfección sino el encuentro con nuestra propia esencia en una profunda unión con la naturaleza.

¡Del alma misma del pintor brotan los montes y las cuevas!

 

                                                                                    Wang Yu

Op. cit., p. 140

                                                                                                                                         

LOS 4 TESOROS DEL ESCRITORIO

La historia de los materiales utilizados en el Sumi-e se remonta a la antigüedad. Calígrafos, pintores y literatos chinos han empleado cuatro utensilios conocidos como Los Cuatro Tesoros del Escritorio.

La caligrafía y la pintura son consideradas artes gemelas. Para su práctica es indispensable el uso de estos cuatro tesoros: pincel, papel, tinta y tintero. Conocer los materiales nos conduce a saber cuáles son los más apropiados para cada pintura. Muchas de las pinturas de Sumi-e realizadas por monjes budistas iban acompañadas de pensamientos poéticos que completaban la imagen, fundiendo así pintura, caligrafía y poesía. La belleza y singularidad de estos cuatro tesoros los convierte en objetos deseados por muchos coleccionistas.

 

LOS CUATRO HONORABLES CABALLEROS

La pintura a tinta tiene como referencia un antiguo manual de pintura China, El jardín de la semilla de mostaza. Esta magnífica obra contiene imágenes acompañadas de ejemplos y análisis de las pinturas de los grandes paisajistas, así como instrucciones de cómo imitarlos. Durante siglos muchos artistas, chinos, japoneses y coreanos han desarrollado técnicas y teorías basadas en este antiguo manual que contiene enseñanzas plenamente contemporáneas.

El Sumi-e desarrolla su método de estudio a partir de cuatro de los elementos naturales presentados en este antiguo manual. Orquídea silvestre, Bambú, Crisantemo y Ciruelo en flor representan las cuatro estaciones del año y cada uno de ellos simboliza diferentes valores que ensalzan la nobleza del espíritu. Su estudio supone un buen comienzo para profundizar en este arte, nos enseña las principales pinceladas y nos conduce a potenciar y conservar aquellas virtudes que se le atribuyen.

Un día, hace 25 años, los Cuatro Tesoros llegaron a mis manos. Desde entonces, sigo camino serena bebiendo en la fuente del corazón y buscando una verdad que me haga florecer.

YanoYoro

www.yanoyoro.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.