Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
Viaje Astral - Experiencia fuera del cuerpo

Viaje Astral - Experiencia fuera del cuerpo

Si prestamos atención, podemos observar que al aplicar la mayoría de técnicas asociadas a las terapias alternativas o desarrollo espiritual no es el cuerpo físico el que está actuando, sino que es desde una parte más sutil que se actúa, porque es la parte de nosotros que puede afectar y modular las partes físicamente intangibles a las que se quiere tratar o a las que se quiere acceder.

Por lo tanto, podemos entender que existe una estructura física que es capaz de actuar e influir sobre la materia y otra parte sutil que es capaz de actuar e influir sobre las estructuras no-físicas. A la primera de ellas se la conoce como “cuerpo físico”; a la segunda, como “Doble” o “cuerpo energético”. Visto esto podemos dar cabida a que, como mínimo, existen dos planos de acción dentro de nuestras posibilidades: el plano físico desde donde actúa el cuerpo físico, y otro plano sutil desde donde actúa el Doble, acción que se conoce como “experiencia fuera del cuerpo”  o “viaje astral”.

El ser humano posee diferentes niveles de actuación mediante diferentes vehículos de manifestación, capaces de operar de forma consciente en todos y cada uno de los planos que su condición de ser multidimensional le ofrece. La pregunta que surge es: ¿por qué no somos conscientes de esos planos o realidades paralelas, si son nuestra condición natural como seres multidimensionales? La respuesta es sencilla: porque la atención ha sido dirigida por completo única y exclusivamente al plano físico a lo largo de los tiempos. Si se educa a alguien a mirar siempre hacia un punto y esto se generaliza en las sociedades, al final termina por ser el punto de atención único y lo demás queda excluido, excepto para aquellas personas que deciden, por tener una necesidad de avance, mirar hacia otros lados.

Energéticamente hablando, la focalización en el plano físico se traduce en la emisión hacia el exterior y hacia este plano de todo el potencial energético disponible; se sostiene el cuerpo físico y el plano terrenal y se excluye de la nutrición a los otros vehículos de manifestación, entre los cuales está el Doble. Como consecuencia, los planos afines al Doble quedan ocultos a nuestra percepción, porque éste está inoperante.

Así como el cuerpo físico dispone de órganos especializados en realizar diversas funciones que nos permiten ser operativos en este plano, el Doble posee también núcleos energéticos con diversas funciones, siendo el motor principal de éste un centro llamado “Núcleo Inferior”. Cuando este centro está activo, dentro de la cultura taoísta, se le conoce como “Tantien Inferior”.

Entendiendo que el Doble posee estos centros energéticos, los cuales lo dotan de autonomía, y que es preciso activarlos para lograr las Experiencias Fuera del Cuerpo de forma consciente y con control, es fácil entender por qué, entre la multitud de personas que siguen las indicaciones de algunas técnicas, algunas consiguen la experiencia y otras no. La explicación es, sencillamente, que la Experiencia Fuera del Cuerpo consciente y con control es una consecuencia de un estado energético dependiente de estos núcleos y no un objetivo que se pueda lograr simplemente aplicando una técnica.

En multitud de ocasiones, estos centros energéticos cobran cierta operatividad espontánea y permiten tener breves Experiencias Fuera del Cuerpo o sentir los síntomas previos a las EFC al acostarse, entre los que destacan: sensación de inmovilidad (parálisis del sueño), vibración intensa, zumbido en la zona auricular, presión intensa en todo el cuerpo o parte de él y sensación de falta de gravedad. Estos síntomas pueden mostrarse en su totalidad, algunos o sólo uno, pero son indicativos inconfundibles e inequívocos del inicio de una Experiencia Fuera del Cuerpo.

Existen multitud de mitos acerca de estas experiencias: no poder regresar al cuerpo físico o que se rompa el “cordón de plata” son algunas de las más comunes. Es interesante observar que muchos de los mitos asociados tienen un tinte negativo, en vez de positivo. Pero la tendencia ante lo desconocido es la de generar una emoción de miedo como sistema de protección y difundirlo para asegurar la alerta. Aparte de eso, hay que aclarar  estos mitos en concreto, puesto que exponen una información errónea y pueden decantar a una persona que ha tenido algunas experiencias puntuales hacia la negación de las mismas, por recibir una información dañina y con ello censurar su avance consciente a través de las Experiencias Fuera del Cuerpo.

En última instancia, lo que nos permiten las Experiencias Fuera del Cuerpo conscientes y con control, es la posibilidad de acceder con plena consciencia y control a espacios de realidad no ordinaria desde donde se puede obtener información precisa, contrastable y corroborable para nuestro avance personal, para la parte física y para la parte energética. Las Experiencias Fuera del Cuerpo permiten ser conscientes en un rango de acción mucho más amplio que lo que permite ser consciente sólo desde la parte física y eso otorga un grado de maniobrabilidad conciencial mucho más profundo y con un alcance mucho más extenso. Todo el mundo puede acceder a las Experiencias Fuera del Cuerpo de forma consciente y con control. Lo único que hay que hacer, es activar el “Doble”.

Pau Hernández

www.metodoacces.com

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.