Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Consume responsable, come sano

Actualmente nadie pone en duda los beneficios que conllevan las frutas y verduras para la salud; sin embargo, muchas veces estos alimentos recorren distancias de miles y miles de kilómetros hasta llegar a nuestros hogares, lo que conlleva graves repercusiones para nuestro Planeta. Para evitarlo, decántate por productos locales y de temporada.


CONSUMO LOCAL: ¡FUERA TRANSPORTES!
En los últimos 50 años, al igual que la mayoría de los productos, los alimentos han seguido el proceso de globalización, recorriendo kilómetros inimaginables antes de llegar a nuestras cestas de la compra, alcanzando en algunos casos hasta 70.000 km. Contra esta tendencia a la globalización, también en los alimentos han aparecido, en los últimos años, numerosos grupos defensores del consumo local. Así, esta nueva manera de comprar, decantándose por productos locales, ganó peso en el año 2005 con la aparición de los locálvoros, personas partidarias de los alimentos producidos en la misma región donde se compran y la “Dieta de las 100 millas ó 150 km.”. Según esta dieta, la adquisición de productos debe restringirse únicamente a esta extensión, aumentando así las ventas de alimentos locales.

Este consumo responsable se ha visto dificultado por el increíble desarrollo de las grandes superficies comerciales, en detrimento de los pequeños centros de compra local, por lo que para consumir este tipo de alimentos, de temporada y sin pesticidas, como frutas y verduras, es totalmente necesaria la voluntad del consumidor, ya que los centros comerciales suponen una gran comodidad a la hora de hacer la compra, encontrando lo que queremos sin importar la época del año. Sin embargo, es cierto que muchas ciudades ofrecen cada vez más posibilidades para adquirir alimentos locales, sanos y naturales, sin pesticidas ni aditivos químicos.

Entre las ventajas de consumir frutas y verduras, locales y ecológicas, destacan las siguientes:

• Estos productos son más saludables para el consumidor y el medio ambiente, ya que no contienen aditivos químicos ni pesticidas, y suponen un importante ahorro en las emisiones de CO2.
• Estaremos realizando un consumo responsable y sostenible, evitando el daño producido al medio ambiente por el transporte, el uso de fertilizantes, pesticidas, etc.

• Ofrecen mayor seguridad alimentaria, ya que en el transporte pierden algunos de sus nutrientes y cualquier bacteria puede contaminar la mercancía, causando grandes pérdidas.
• Ayudaremos a la vuelta a una mayor diversidad de cultivos; el número de especies plantadas para producir alimentos ha disminuido de manera drástica en los últimos años por la globalización en el consumo. Además, estaremos beneficiando la economía regional.

Así, el consumo de frutas y verduras, locales y de temporada, supone un gran respiro para el bienestar de la Tierra. Decantándote por estos productos, no sólo estás comiendo sano, además ayudarás a ahorrar agua y energía de forma considerable, al evitar transportes innecesarios.

MÁS FRUTA Y VERDURA, MENOS CARNE
El consumo de carne ha aumentado considerablemente en los países desarrollados, ingiriendo de media por persona, unos 100 gr. de carne al día. Una dieta basada básicamente en los productos cárnicos no sólo no corresponde con una dieta equilibrada, sino que además supone un perjuicio para el medio ambiente. Así, según un informe publicado por Ecologistas en Acción, para producir 1 kg. de carne hacen falta 10 kg. de pienso, que a su vez necesitan 10 veces más pesticidas, energía y trabajo. Este modelo de agricultura intensiva supone, además, el uso de semillas transgénicas, fertilizantes y pesticidas tóxicos.

También debemos ser cautelosos en cuanto al consumo de pescado. De las múltiples variedades que encontramos en los supermercados, sólo una pequeña parte procede de la acuicultura. Por ello, debemos tener en cuenta a la hora de adquirir el producto, sus dimensiones y su especie, ya que existen numerosas de ellas en peligro de extinción.

FRUTAS ECOLÓGICAS
Al igual que las frutas convencionales, las frutas ecológicas, llamadas así por proceder de la agricultura ecológica u orgánica, poseen multitud de propiedades, son antioxidantes, y una fuente de minerales y vitaminas, ayudando a prevenir enfermedades. Los alimentos ecológicos no poseen productos químicos, al haber sido cultivados y procesados sin su utilización, además de ser mucho más saludables para nuestra salud y la del medio ambiente, conservando todo su sabor y propiedades naturales. (Para más información, consultar la Revista nº 3 de El Despertador).

¡COMPRA LAS CANTIDADES QUE REALMENTE NECESITES!
Según datos de la FAO, entre el 10% y el 40% de la producción de alimentos se pierde sin ser consumida. Y cada vez es más habitual acabar tirando comida caducada a la basura, como consecuencia de no reflexionar bien respecto a lo que realmente vamos a necesitar cuando hacernos la compra. Solemos comprar grandes cantidades y embalajes que finalmente acaban descansando en el fondo de una bolsa de basura.
Este consumismo sin sentido que promueve un modelo insostenible, tanto ambiental como socialmente, es totalmente perjudicial para el bienestar del Planeta. Su solución es tan sencilla como llevar a cabo un consumo crítico, sostenible y racional, pensando las cantidades y productos realmente necesarios para nuestra vida cotidiana.

LAS 5 CLAVES DEL CONSUMO SOSTENIBLE
• Compra productos ecológicos y locales que, como ya has podido comprobar, no dañan ni perjudican al medio ambiente, además de tener más nutrientes para tu organismo.
• Realiza un consumo responsable y no tires la comida; actualmente en España, un 64% de los hogares tiran de forma habitual comida a la basura. Guarda lo que no gastes; en el congelador puede mantenerse para otro día.
• Evita los productos con grandes envoltorios o embalajes, inútiles y nocivos para el entorno. Utiliza las bolsas de plástico de la compra para la basura o, a ser posible, no las utilices y realiza tus compras en bolsas de tela o con carrito de la compra.
• Recicla los envases que puedan ser reciclados y no compres aquéllos que contengan CFCs: Recuerda que destruyen la capa de ozono.
• Evita los alimentos transgénicos, muy perjudiciales para tu salud y la del medio ambiente.


Ana Gómez de Aranda
Fuentes: Faircompanies (www.faircompanies.com) y Ecologistas en Acción
Artículo cedido por la Revista Mucha Vida










Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.