Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

La Miel

Un poco de historia

Desde los inicios de la humanidad, desde Egipto a China, desde Grecia a India, desde Europa a América, allá donde busquemos, encontraremos referencias de este Tesoro de la Naturaleza: La MIEL. Ya en la biblia aparecen citas sobre la miel; pinturas rupestres hacen referencia a ella; en el Corán, uno de sus libros está dedicado a la abeja, y Mahoma la consideraba como un remedio para todas las enfermedades; en Egipto se han encontrado vasijas perfectamente selladas y que en su interior contenían miel, en apicultura tenían técnicas muy avanzadas, e incluso hacían transhumacia para aprovechar las floraciones a lo largo del Nilo. para los griegos era un producto sagrado, Zeus, el dios supremo del Olimpo, fue alimentado en su juventud con miel, era utilizada incluso como pago de los impuestos. Hipócrates, padre de la medicina, recetaba miel para tener mayor longevidad; la primera calzada romana, se denominó vía apia debido al gran número de colmenas que había en sus veredas.


Durante miles de años ha sido el único endulzante del que la humanidad ha podido disponer (es en el siglo XV cuando surge el azúcar que hoy conocemos). Pero la miel no se queda sólo en un producto alimenticio, es además usado con fines terapéuticos y cosméticos.

Alquimia

En la miel encontramos los cuatro elementos de la naturaleza. Tierra, Agua, Fuego y Aire. Si nos paramos a analizar la procedencia de la miel quedaremos asombrados y tendremos que rendirnos ante tan maravillosa creación. Es un producto totalmente natural, elaborado por las abejas a partir del néctar de las flores o secreciones de algunas plantas (caso de las encinas). La elaboración de éste néctar comienza en las raíces de las plantas, desde donde son absorbidos, gracias al agua, los minerales presente en la tierra. Subiendo por tallos y ramas, el néctar se va enriqueciendo con azúcares, minerales, vitaminas y un sinfín de sustancias, dependiendo todas ellas del tipo de planta, suelo y clima donde ésta se encuentre. La culminación es llegar a la flor, (parte más exaltada, a todos los niveles, de una planta), donde será recogido por las abejas.

Una vez que las abejas han obtenido el néctar de la flor, lo mezclan con su saliva y será regurgitado, lo comprimen y deshidratan, evitando así posibles fermentaciones que lo dañarían., en este proceso el néctar es enriquecido con muchas enzimas, y todo esto lo realizan ellas, seres diminutos sin ayuda alguna, solo con el instinto y con el laboratorio de sus propios cuerpos.

Esta mezcla es depositada, gota a gota, por las abejas, en las celdillas de la colmena. Gracias al sistema de refrigeración existente de forma natural en el interior de las colmenas, esta miel pierde la humedad hasta un 20% (miel semimadura), evitándose así alteraciones por motivos microbianos. A los tres días, más o menos, de estar en las celdillas y haber perdido la humedad, nos encontramos con la miel que conocemos y que solemos consumir. Ambas, plantas y abejas, cada una con su propio laboratorio transforman elementos simples y sencillos en un “manjar de dioses”.

Composición

La miel es un producto virgen, rico en elementos nobles, cuya acción en nuestro organismo no tiene parangón y merece un interés de primer orden. Por otra parte, las vitaminas, aminoácidos, hormonas, diastasas (enzimas propias de la abeja) son vivas, activas y, en su mayor parte, juegan el papel de potentes catalizadores, capaces de liberar la energía contenida en potencia con otros alimentos.

El trabajo realizado por las abejas hace que los azúcares de los que se compone la miel sean convertidos en azúcares simples; de esta forma, el organismo humano los puede asimilar tal cual, ahorrándole al tracto gastrointestinal dicho trabajo. En realidad la miel, tal como nos llega, ya ha sido digerida gracias al proceso al que ha sido sometida por las abejas.

A diferencia de lo ocurre con otros azúcares procesados, los presentes en la miel no hacen que perdamos calcio de nuestros huesos.

En la miel encontramos numerosos nutrientes, aunque variarán dependiendo del tipo del suelo, flores y climas donde se encuentre la colmena. Entre los mas destacados encontramos:
-Vitaminas: Vitaminas de todo tipo, excepto la A. Las que mas abundan son las del grupo B y la C.

- Sales minerales y oligoelementos: Los más significativos son; potasio, sodio, fósforo, magnesio, hierro, cobre, calcio, manganeso, azufre, cloro, y la silício. Los de menor porcentaje: cromo, litio, níquel, plomo, zinc, osmio, berilo, vanadio, zirconio, plata, bario, galio, bismuto, oro, germanio, estroncio,…

- Enzimas, tanto vegetales como animales (del polen de las flores y de las mismas abejas). Estas son las responsables de que el organismo no tenga problemas digestivos ayudando a asimilar los azúcares.

- Inhibinas: A destacarla por su acción antibiótica; a la vez, junto a monosacáridos y la acetilcolina favorece la irrigación sanguínea¬ aportando a la miel una acción curativa sobre heridas.

- Dextrinas y oligosacáridos la hacen tener un papel prebiótico.

- Antioxidantes: este es el último descubrimiento de su riqueza.

Por todo ello, nos encontramos ante un alimento que es una rápida fuente natural de energía.

CARACTERÍSTICAS

El color de la miel varía, desde casi incoloro a pardo oscuro o casi negro. Su consistencia puede ser fluida, viscosa o cristalizada, total o parcialmente. El sabor y el aroma varían, pero generalmente poseen los de las plantas de donde proceden.

Al tratarse de un producto totalmente natural y elaborado por las abejas, la existencia de miel está sujeta a la abundancia de flores, la cual está relacionada, a su vez, con la climatología.

VALOR TERAPEUTICO

Los constituyentes minerales de la miel le confieren innegables propiedades medicinales:

• La miel cura o mitiga los trastornos intestinales, las úlceras de estómago, el insomnio, las afecciones de garganta, ciertas afecciones cardíacas, y aumenta el vigor muscular. Facilita la retención de calcio y activa la osificación en la salida de los dientes.

• En uso externo, cura las quemaduras, las heridas y las infecciones rinofaríngeas (por instilación), gracias a una inhibina que le proporciona propiedades bactericidas.

• Respecto a las alergias y el sistema inmunológico, hay investigaciones que vinculan el consumo diario de 2 ó 3 cucharaditas de miel en el yogurt e infusiones o directamente, con el fortalecimiento del sistema inmunológico.

TIPOS DE MIEL

• MIEL FLORES O MULTIFLORAL. Se recolecta en montes y prados, donde hay gran variedad de flores. Facilita las funciones digestivas y aumenta la energía. Se recomienda como sustitutivo del azúcar.

• MIEL DE AZAHAR. Su origen es la flor del naranjo, de color claro y sabor a cítricos. Propiedades antiespasmódicas, relajantes, buena para el insomnio.

• MIEL DE ENCINA. Su origen es la melaza de las encinas, su color es oscuro y sabor acaramelado. Por su alto contenido en sales minerales, está recomendada para combatir la anemia.

• MIEL DE ROMERO. Es de color blanco y con sabor aromático. Esta miel favorece la digestión, las funciones del hígado y estimula el riego sanguíneo. Se recomienda para combatir la tos, asma y estados de agotamiento.

• MIEL DE EUCALIPTO. De color claro u oscuro, dependiendo de la zona de recolección, su sabor es aromático. Indicada en afecciones de vías respiratorias. Es diurética y antiséptica.

• MIEL DE MADROÑO. Su color es ámbar y tiene un característico sabor amargo. Indicada para casos de diarrea, tiene efectos beneficiosos sobre el hígado.

• MIEL DE BREZO. Su color es oscuro con sabor aromático. Para afecciones de las vías urinarias, es diurética y astringente. Recomendada en problemas cardíacos como arritmias.

• MIEL DE TOMILLO. Indicada en afecciones respiratorias, resfriados, gripe, estimula las defensas naturales del organismo. Ayuda a combatir el agotamiento físico y mental.

• MIEL EN PANAL O MIEL EN RAMA. Es la miel tal y como se encuentra en la colmena. Se trata de miel de mil flores dentro de la celdilla de cera fabricada por la abeja. Al comerse masticada, favorece las encías.

• MELOJA. Postre tradicional muy apreciado, hecho a base de miel, cidra o calabaza y especias. También se le añaden, en lugar de calabaza, frutos secos como nueces, piñones o almendras.

“Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”

“El maná era de color blanco y su sabor como el de las galletas hechas con miel”
(Libro del Éxodo)

“La miel es como el sol de la mañana: tiene toda la gracia del estío y la frescura vieja del otoño” (F. G. Lorca)

“Del vientre de la abeja sale un licor de distintos colores: en él hay curación para la humanidad “ (El Corán)

Es un ingrediente esencial y muy eficaz de muchos jabones, cremas faciales, leches y mascarillas para las manos y el cuerpo.
 
Rancho Cortesano
Museo de la miel y las abejas
www.ranchocortesano.net

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.