Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Labradorita - Piedra Mágica, por Nina Llinares

El juego de luminosos colores que contiene la labradorita en su interior y que refleja en su superficie, nos hace sentir inmediatamente una especial fascinación por su belleza, por su magnetismo, por su misterio… ¿será una piedra mágica?...

 

Se dice que fueron los magos y druidas quienes sabían todos sus secretos, y el legado que de ellos nos queda es el reto de que cada uno de nosotros descubramos sus maravillas. Cumplamos, pues, su enigmático deseo penetrando en su mágico interior, parecido a un arcoíris en medio de la noche que sólo se revela a quien mira con los ojos de su corazón su velada belleza.

 

SUS LEYENDAS Y CURIOSIDADES

 

La coincidencia de que fue (y sigue siendo) la piedra preferida de magos y magas bienintencionados, es debida a su frecuencia vibratoria capaz de absorber, prevenir y disipar energías de baja frecuencia, alertando en ocasiones (sus colores se observan más brillantes o por el contrario más apagados) de la conveniencia de ser precavido, y en todas las demás ocasiones, ejerciendo un misterioso efecto protector de pensamientos y sentimientos desalentadores, tanto propios como ajenos.

Se dice que era la piedra personal del mago Merlín, con la que se comunicaba con los espíritus de las entrañas de la tierra, con la esencia de lejanas estrellas y las profundidades de las aguas.

Desde tiempos antiguos la labradorita ha sido utilizada para recordar los sueños, situándola cada noche debajo de la almohada.

 

SUS VARIANTES

 

Tanto si nos atrae en estado natural, tal y como viene de la madre naturaleza, como si nos sentimos atraídos por una labradorita pulida, su belleza es siempre especial, enigmática, poderosa, especialmente cuando la observamos y la sentimos con luz natural; pero también por la noche, sobre todo a la luz de la luna, desplegará su efecto mágico e hipnótico al mirarla con los ojos del corazón.

Se recomienda especialmente la labradorita tallada y pulida en forma de esfera para poder sentir la plenitud de su efecto mágico, protector y a la vez estimulante respecto a sus cualidades extrasensoriales, de las que entre otras, se le atribuye la capacidad de enviar señales psíquicas a través de hechos sincrónicos (causalidades).

 

SU PROCEDENCIA

 

La labradorita es un feldespato laminar. Químicamente es un silicato alumínico cálcico sódico. Es una variedad de las denominadas Piedras Lunares. Crece en forma de láminas unidas entre si, lo que le otorga una cualidad cromática especial: la labradorescencia, formada por tonalidades grises, negras brillantes, amarillas, verdes y azules, generalmente.

En 1940 se descubrió un importante yacimiento de labradorita en Finlandia, y se empezó a comercializar con el nombre de espectrolita. Los antiguos chamanes la llamaban “la piedra del arcoíris de la luna”.

La labradorita se descubrió en 1770 en la península del Labrador en Canadá, de ahí su nombre. Pero también se encuentra en la zona del Loira en Francia, en Ucrania, yen Finlandia y en Noruega, así como en algunos lugares costeros de Brasil. La labradorita de tonalidades grisáceas proviene de Madagascar.

 

SU PODER SANADOR

 

Como piedra personal su eficacia es exigente, en el sentido de que despliega sus cualidades solamente en personas de intención impecable; si no, tan sólo es un mineral original.

La consciencia mineral resuena con el latido del corazón, no con la expectativa de la mente. Sin embargo, la labradorita, como piedra mágica por excelencia, facilita el camino que nos lleva a hacer realidad nuestros sueños personales, siempre y cuando escuchemos lo que nuestra alma desea y la mente esté de acuerdo y no ponga trabas o dudas; y para ello, la impecabilidad, el avanzar hacia nuestro objetivo con una intención pura, desprovista de engaño y autoengaño, es imprescindible para que su vibración se acople en cada uno de nuestros latidos. (El alma vive al lado del corazón, no dentro del cerebro).

A nivel personal, como cristal de compañía, la energía de la labradorita es relajante, calmante, protectora; centra y une el sentimiento y el pensamiento en una misma dirección, de ahí principalmente su difundido efecto protector.

 

CUIDADOS

 

La labradorita es un mineral resistente por su dureza pero frágil por su vulnerabilidad, por lo que puede perder su brillo y viveza natural si se la sumerge en agua y sal.

La forma de limpiar, purificar y cargar la labradorita será introduciéndola en agua a la que se le habrá añadido una infusión de salvia. Se recarga periódicamente exponiéndola a la luz de la luna.

Para aportarle vitalidad, bastará con que la sitúes durante unas horas periódicamente sobre un manto de semillas de sésamo o pequeñas cortezas de roble, tal y como muestra la fotografía que encabeza este artículo.

 

 

Nina Llinares

Más información:

www.ninallinares.net

(En Sevilla imparte mensualmente sus actividades en Biotienda)

 

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.