Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Comprensión

La peor enfermedad que puede padecer la humanidad es, con diferencia, la IGNORANCIA. Ella es la causante de todas las enfermedades, guerras, destrucción, hambres, racismos, etc., etc., que hay en el mundo.

Muchos son los que piensan que, lo contrario a la ignorancia es el saber, la sabiduría. Se equivocan. Si te paras un poco a reflexionar descubrirás que, la mayoría de las personas, que han tenido mucho que ver con grandes destrucciones, guerras, etc., en la historia de la humanidad, eran personas de gran “sabiduría”, de mucho “saber”, algunos de ellos considerados como hombres “sabios”, y sin embargo…


Por supuesto que otros causantes de grandes males, no eran nada listos. Esto te hará comprender que un ignorante no deja de serlo por el hecho de tener o no sabiduría.

El polo opuesto de la ignorancia, el “antídoto” contra la ignorancia es la COMPRENSIÓN. En la Comprensión está contenida la auténtica SABIDURÍA. La Sabiduría no siempre implica Comprensión, pero la Comprensión siempre implica Sabiduría. La Sabiduría no tiene por qué llevarte a la Comprensión. La Comprensión sí te lleva a la Sabiduría.

Si la Comprensión fuese agua, la Sabiduría sería la humedad, y donde hay agua siempre estará la humedad, pero donde hay humedad no siempre encontrarás agua. El que tiene Comprensión, siempre
tendrá “agua” para saciar su sed. Tener Sabiduría sin Comprender es como tener sólo humedad, que no sólo no puedes beber de ella, sino que se puede convertir en una molesta mancha en tu “casa”.

La Comprensión es un estado interno, una cualidad del Ser, de tu Padre-Madre, de lo que tú ERES. La Comprensión es el alimento del corazón, y del mismo modo que el cuerpo transforma el alimento en energía, el corazón transforma su alimento en AMOR.

Con la Sabiduría puedes llegar a saberlo “todo” de un árbol, de una montaña, del Universo… Con la Comprensión, eres el árbol, la montaña, el Universo…

La Sabiduría es una fruta. La Comprensión es el árbol. Si tienes el árbol nunca te faltará la fruta. El árbol de la Comprensión, como todos los árboles, necesita cuidados. Tendrás que regarlo con el “agua” de la Libertad, alimentarlo con el “abono” de la Humildad, podarlo con el “hacha” del Sentido Común y protegerlo de las “plagas” de los “gusanos” del orgullo y de las “arañas” de la vanidad. Contra los gusanos, utiliza un preparado a base de Humildad y Tolerancia. Contra las arañas, utiliza una mezcla de Sentido Común y Honestidad.

La Sabiduría auténtica es el contenido del corazón, mientras que la Comprensión es el alimento del corazón. Por lo tanto, para que el corazón tenga contenido (Sabiduría) primero tendrás que llenarlo de su alimento natural, la Comprensión. La Comprensión es dinamita para tu mente… Poco a poco va desbloqueando todos los canales que permanecen cerrados. Comprender es una forma de “recordar”.

Algo que te ayudará a que el proceso de la Comprensión vaya fluyendo en ti, cada vez más, es: NO HACER JUICIOS DE NADA NI DE NADIE. Quien no Comprende,… critica los pecados de los demás.

Quien Comprende,… llora los pecados de los demás. Pero no me refiero solamente a hacer juicios públicamente, sino también, y sobre todo, a los juicios que hacemos de los demás y de los hechos de los demás, para nosotros mismos, aunque no los compartamos con nadie.

Guarda una actitud interna de reposo, de espera, de silencio, de “aceptación”. Al principio puede costarte un poco de trabajo, sobre todo ante determinados hechos o personas. Después ese trabajo se transforma en un ¿y por qué no?, para pasar más adelante a convertirse en la voz de la Comprensión, el verdadero y auténtico SILENCIO. Y cuando ésto sea así, descubrirás, poco a poco, auténticas maravillas, dimensiones totalmente desconocidas para tí, de las personas y de las cosas, que antes no habías sido capaz de ver. Te garantizo algo: Sorpresas, muchas sorpresas, agradables sorpresas.

Otro ejercicio que puedes hacer para poner en marcha el proceso de la Comprensión, es tratar de ponerte siempre, siempre, en el lugar de los demás. Ya sé que esto lo habrás oído muchas veces, pero yo no me refiero sólo en pensamiento, cosa que es muy importante, sino también en situación y forma.

Observa a una persona que se encuentre lejos de ti. En principio es aconsejable que no se encuentre demasiado cerca. Una distancia de 50 metros aproximadamente estaría bien, 50, 30, 100, 10, lo que te quiero decir es que no empieces con una persona que está a tu lado, porque es un poco más difícil para empezar. Cuando lo hayas hecho varias veces, entonces empieza a intentarlo a cualquier distancia, lejos o cerca. No importa que vayas caminando por la calle, en unos grandes almacenes, sentado en un café, o que lo veas a través de una ventanilla de un coche, autobús, tren, etc., mientras viajas. Observa a esa persona por unos momentos y el escenario que tiene a su alrededor, el “paisaje” que tiene a su derecha y a su izquierda, pero siempre manteniendo el punto central en la persona. Después de hacer esto, pregúntate: ¿Cómo me veré yo y el escenario que me rodea, visto desde esa persona? Y trata de verlo. Esta práctica es posible que solamente te funcione debidamente si estás trabajando con la comprensión también a otros niveles y no te limitas sólo a hacer la práctica. A medida que lo vayas haciendo empezarás a recibir, a “percibir”, una serie de “flases”, “impresiones”, “fotografías” de tí mismo y del escenario que te rodea, visto desde la persona a la que observas. Será una especie de “intercambio” muy rápido, que puede durar sólo décimas de segundo. Con tiempo, práctica y, sobre todo, comprensión, puedes mantener ese “intercambio” el tiempo que quieras, incluso verte y sentirte en el interior de esa persona.

Quiero aclararte que ésto no es ningún fenómeno de “posesión”, ni mucho menos, ni eso afecta ABSOLUTAMENTE PARA NADA a la otra persona. Cualquier cosa que de alguna forma interfiera en la libertad o la voluntad de otra persona sería gravísimo, sobre todo en lo que se refiere a tu trabajo interior. Éso es lo que tú conoces como “posesión”, y que se trabaja en la Magia Negra. En este ejercicio trabajas con la Comprensión, y se utiliza en la Magia Blanca.

La COMPRENSIÓN mueve energías y leyes superiores, que sería muy complicado tratar de explicarte ahora cómo funcionan, pero que trascienden el espacio-tiempo y, por lo tanto, la forma, ya que las formas necesitan el espacio-tiempo para moverse y existir. Pero si una forma la sacas del espacio-tiempo, deja de existir como tal y se transforma en una energía, en una vibración.

Así es cómo, trascendiendo el espacio-tiempo y la forma, puedes sentirte en el lugar de esas persona y en el “interior” de esa persona, con la “forma” de esa persona, sin ser ella y sin estar en su lugar, y por supuesto sin violar ninguna ley. Es una forma de tener otro “punto de vista” de las cosas, diferente del que posiblemente ahora tengas, y que te ayudará en el proceso de la Comprensión.

La Comprensión es básica para los que quieren alcanzar la “Sabiduría del corazón”, la Iluminación, la Iniciación, la Regeneración, el Regreso al punto de partida original, la UNIDAD, la Integración. ¿Qué son todas estas cosas, sino COMPRENSIÓN en grado sumo?
 
Si no hay COMPRENSIÓN, no hay AMOR.
Antes de COMPRENDER… Duermes. Después de
COMPRENDER… Sabes que duermes.

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.