Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Descansar para fluir... Fluir para descansar

“Panta rei” (Todo fluye)

Todo es como un río. Todo permanece al mismo tiempo que fluye. Todo es permanentemente nuevo. Si detienes el fluir de las cosas, las destrozas y te destrozas.

Nos han educado para “pararlo”, “fijarlo”, “congelarlo” y “densificarlo” todo. Curiosamente y de manera paradójica, es “descansando en la quietud y en el silencio” como todo deja de estar fijo y petrificado en nuestra vida; se nos ofrece la posibilidad de que nuestros movimientos vitales no sean meros espasmos, movimientos mecánicos, inconscientes y cargados de ansiedad y tensión, sino una energía que fluye.

En invierno pudimos vivir la experiencia del “descAnso” como “descEnso”, la posibilidad de conectar con la energía de la Profundidad, el reto de descansar y beber de nuestro propio pozo y hondura. Esa energía es foco; tiende, por tanto, a expandirse y movilizarse en busca de una superficie en la que emerger y manifestarse. Si en invierno descendemos al venero, a la fuente, para mantenerla viva (y, de este modo, vivificarnos y seguir vivos a pesar de las inclemencias del tiempo y del mundo), en primavera toda esa energía comienza a fluir para poder brotar y generar una nueva vida en la superficie.

Es preciso “descansar para fluir”, descansar en el silencio para limpiar y despejar todos nuestros circuitos internos y hacer posible que nuestra energía pueda moverse sin obstáculos ni resistencias.

Es preciso “fluir para descansar”, porque cuando nuestros gestos, movimientos y quehaceres cotidianos son expresión de una energía que fluye, en todos ellos hay mucha menos tensión, crispación y desgaste. El movimiento que es un fluir no nos cansa más allá de lo que es natural, y nos recarga, nos renueva... nos instala internamente en una continua primavera.

DESCANSAR ES RE-HACER

“Cuando en el descanso nos entregamos a deshacer los pesos, cargas y cansancios y nos instalamos en una actitud de no hacer, en realidad estoy creando las condiciones idóneas para que todo se rehaga en mí. En el aparente no hacer nada de nuestro descanso está sucediendo algo fundamental: rehacernos. Una mirada superficial nos vería sin hacer nada, perdiendo el tiempo. En realidad, nos estamos ganando a nosotros mismos, porque ese reposo y quietud que nos brinda el descanso está gestando nuestra renovación”.

“Descanser. Descansar para Ser” (págs. 41 y 42)

¿POR QUÉ DESCANSAR EN UNA ESTACIÓN QUE INVITA AL MOVIMIENTO?

Para cuidar que el impulso no devenga en impulsividad y que el dinamismo no degenere en prisa o impaciencia.

EL DESCANSO Y EL SILENCIO TE PROPORCIONARÁN LA ENERGÍA, EL TALANTE, LA ACTITUD… EL SOPORTE PARA UN NUEVO REBROTAR.

Descansa y embriágate en silencio de la exhuberancia y belleza que te rodea. Deja que en el seno de tu silencio y en el regazo de tu descanso se haga posible el despertar de tu Primavera Interior. Aprende de la naturaleza, que no duda en hacer brotar la simiente.

 

Abrir en abril... Apertura y descanso

 

Toda la naturaleza comienza a estallar en una explosión de vida que se ha ido gestando en el silencio profundo, en la quietud indecible, en la muerte aparente de los meses del invierno.

La energía, en reposo durante el invierno, estuvo suspendida con un movimiento de una impresionante calidad y vibración: la acción de no hacer para poder rehacerse; el no moverse en ninguna otra dirección que hacia el núcleo más profundo de sí; el paso siempre relevante de recuperar el “ser” en el “estar” en quietud.

Todo eso irrumpe ahora con todo el puje y la fuerza de la primavera. Porque éste es el tiempo del brote a punto de estallar y abrirse; un tiempo, por tanto, para acercarnos a la naturaleza y tocar, con la mirada, con la escucha, con el tacto, cada pequeño brote que aparece ante mí y hacer el gesto simbólico de trasplantarlo en el jardín de mis entrañas.

Para que la vida surja, algo ha de abrirse.

Los brotes se abren para permitir que nazcan las flores.

La apertura como actitud de fondo y el abrir como verbo o acción de superficie sostienen el movimiento fundamental del paisaje y del cuerpo humano que también forma parte de él.

La primavera no sólo acontece en los campos, también en los corazones humanos. Toda mi vida puede rebrotar, abrirse y fluir al compás de la tierra; es el momento propicio para abrirme y desplegar nuevas ideas, nuevos horizontes, nuevas actitudes y acciones de vida.

El gesto de abrir implica firmeza y valentía porque abrir siempre supone un exponerse, un entregarse, un arriesgarse. Vamos a exponernos, a entregarnos, a arriesgarnos...vamos a abrirnos al silencio.

Sólo lo que se abre puede mostrar al mundo su esencia.

Ábrete, abre tus manos, tus articulaciones, tus ojos, tus oídos, tus dedos, tu corazón… ábrete de par en par para que la corriente de vida de este tiempo te recorra y te atraviese, y puedas florecer y mostrar al mundo la esencia divina que albergas dentro.

Es el momento también de tomar conciencia y darme cuenta, en el silencio de mi descanso, de cuáles son y dónde están los soles que me hacen crecer en una dirección o en otra.

La luz, el sol, el color comienzan a danzar a mi alrededor. Yo los recibo, los abrazo y bailo con ellos. Y la coreografía de mi vida sencilla de cada día comienza a poblarse de margaritas y amapolas.

 

José María Toro

Maestro, escritor, formador y conferenciante.

Autor, entre otros, de “Educar con Co-razón”, “La Sabiduría de Vivir” y “Descanser. Descansar para Ser”

http://jmtoroa.blogspot.com.es

 

 

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.