Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
La Magia de la Vida

La Magia de la Vida

Hola, soy yo… he vuelto una vez más… cumpliendo mis ciclos, ni antes ni después, porque cada cosa tiene su tiempo, su lugar… y yo estoy aquí para ocupar mi lugar... porque éste es mi tiempo. Dicen que no existe ni lo bueno ni lo malo, sino cosas que están en su lugar y cosas que están fuera de lugar… si eso es así, se podría decir que yo soy algo bueno porque, sin duda, estoy en el lugar preciso en el momento indicado. Tengo el honor y el placer de haber sido invitada a escribir en esta Revista, cuyo número hay que decir que va dedicado a mí… y espero que todos los que hayan escrito me hayan tenido en cuenta… (bueno, seguro que unos más que otros).

He venido a hablaros de mí… a invitaros a compartir mi Magia, mi belleza… y no es que mis tres hermanos no la tengan… pero ya sabemos que eso de la magia, la belleza… en definitiva, eso que se llama “crear”… siempre se nos ha dado mejor a nosotras, “las chicas”… el género femenino.

Me presentaré… soy la PRIMAVERA.

Tengo fama de ser la más hermosa de mis hermanos, pero eso es sólo porque soy la que más se deja ver… yo no sería nada sin ellos, formamos parte de un todo único, como vosotros, aunque algunos lo hayan olvidado. Yo no podría mostrar mi magia, mi belleza, mi encanto, mis flores… si antes mis hermanos… el otoño, el invierno, el verano… no hubieran madurado, cuidado, protegido, escondido y preparado las semillas para que luego yo, la niña mimada de todos ellos, pudiera mostraros la belleza y la magia de la vida en todo su esplendor.

Os invito a que salgáis a contemplarme, pero no sólo con los ojos físicos… a sentirme, a vivir mi magia… la magia de la vida.

La Primavera no es sólo la estación de las flores, sino que es la mejor época para que podáis disfrutar de toda esa vida que me habita y que suele ser invisible a los ojos, esa vida que se mueve en un mundo paralelo al vuestro y que, en ocasiones, se cruzan y surgen puertas por las cuales esos seres penetran en vuestro mundo y se hacen visibles.

Sí, os estoy hablando de esos seres de los que se habla en todas las épocas y todas las culturas, y aún así, se sigue dudando de ellos… son los Gnomos… Duendes, Hadas, Elfos, Silfos, Salamandras, Ondinas,… diferentes nombres para referirse a mis pequeños seres “invisibles”.

Quizás tú seas de los que dudas de su existencia… pero eso no impide que dejen de existir. Yo les doy refugio y les cuido, y ellos me cuidan… son “pequeñas” conciencias en desarrollo. Son los seres elementales de la naturaleza… Se les suele llamar Gnomos a los Elementales que habitan en el mundo mineral, Hadas a las que habitan en el reino vegetal, Silfos si son del Aire, Ondinas si habitan en ríos o mares, Salamandras a los Elementales del fuego… aunque también con esto tenéis un poco de lío… puede haber de todo en todos los reinos. Hay minerales y hay plantas que pueden ser, por su naturaleza, de “fuego”, “aire”, “tierra” o “agua”, y por lo tanto, su Elemental puede ser lo que conocemos como Gnomo, Silfo, Salamandra, etc.

Intentar explicar en pocas palabras el origen y el sentido de estos seres y el lugar que ocupan en la creación no es tarea fácil, ni siquiera para mí, la Primavera, pero puesto que estamos en mi estación, intentaremos resumirlo para hacernos una idea general.

Sois Conciencia habitando un cuerpo… sois Seres de Luz en Tránsito… pertenecéis a eso que a través de los tiempos hemos dado en llamar Dios, Absoluto, Tao, Vacío Iluminador… no importa cómo queramos llamarlo, siempre que comprendamos a lo que nos queremos referir. Esa Conciencia que ahora os habita, salió un buen día de ese Absoluto (llamémosle así), con la misión de crecer, de iluminarse, de recoger conocimiento y volver de nuevo a su origen para iluminarlo un poco más, si cabe.

Cuando esa conciencia llega por primera vez al planeta ingresa como un ser Elemental en el reino mineral (un Gnomo, para entendernos), y su misión es recoger toda la sabiduría de ese reino. Podríamos decir que un Gnomo es la parte viva de un mineral o de una piedra, o que un mineral sería el hogar de uno de estos seres elementales, de los cuales puede salir y entrar a voluntad. El tiempo de estancia de uno de estos elementales en el reino mineral para recoger toda la sabiduría necesaria podrían ser miles o millones de años… teniendo en cuenta que se mueven en una especie de mundo paralelo, lo que vosotros conocéis como cuarta dimensión; el tiempo, tal como vosotros lo conocéis, no tendría mucha importancia puesto que es un invento exclusivamente humano.

Una vez que ese conocimiento del reino mineral ha sido adquirido por ese elemental, pasa al estado siguiente, es decir, ingresa al reino vegetal, convirtiéndose así en el elemental de una planta… o sea, que esa planta sería su hogar, del cual, al igual que del mineral, puede entrar y salir a voluntad.

Seguro que todos hemos visto series de dibujos animados sobre Gnomos y demás… pues la próxima vez, prestad atención a la información que en ellas se os da… como se suele decir… el conocimiento fue oculto a los mayores y revelado a los niños… Por ejemplo, ¿quién no conoce a David el Gnomo?... esos pequeños seres que, cuando atravesaban un río, cantaban una cancioncilla (un mantran de protección), y una especie de burbuja se formaba a su alrededor para protegerlos… ese pequeño Gnomo que, cuando llegó al final de su vida-etapa, abandona su hogar (su piedra) y se transforma en un inmenso árbol…

La primera conclusión que podemos sacar de esto, sobre todo las personas que trabajan con minerales y plantas, es que cuando lo hagamos, estamos trabajando con seres elementales, conciencias puras que habitan en esos minerales y en esas plantas… eso, de entrada, nos hará respetarlos aún más, si cabe, y tener en cuenta que la vida que habita esa planta o ese mineral es como la de cada una de las personas que los está trabajando. Tengamos presente que son Seres Elementales e inocentes, que no conocen el bien y el mal y que se pondrán al servicio de aquél que sepa mandarlos y utilizarlos… para lo bueno o para lo malo… son conciencias inocentes, aún sin el ego humano, que servirán a quien les mande.

Una vez concluida su etapa en el reino vegetal pasan al reino animal… aquí permanecerán el tiempo necesario para recoger la sabiduría de ese reino animal… y una vez concluido este aprendizaje, esa conciencia ingresará al reino humano… y aquí es donde empieza la aventura… la gran aventura de la vida… la Primavera de la Conciencia… donde tiene que florecer... crecer... autorrealizarse… iluminarse… eso que hemos dado en llamar el conocimiento interior. ara ello, tenemos un entrenador personal… el Ego… pero no olvidemos, nunca olvidemos, que Ego tenemos pero Conciencia SOMOS… y no es lo mismo SER que TENER.

Sí, los Gnomos existen… y se pueden ver… y la Primavera es la mejor época para verlos porque están más activos que nunca, y muchas veces, con tanta actividad, por “equivocación” se cuelan en nuestro mundo visible. Trabajando un poco nuestra sensibilidad podemos verlos, en los bosques, en la montaña… sobre todo al atardecer y al amanecer… podemos llamarlos, invocarlos, pedirles que trabajen para nosotros… pero si no tienes oportunidad de salir al campo… recuerda que estamos rodeados de árboles y plantas en las ciudades… ¿y quién no tiene una planta o un mineral en su casa?...

A partir de ahora, recuerda que una maceta, una planta, no es sólo algo decorativo… sino que es el hogar de un pequeño ser que quizás aún no has visto… y que estaría encantado de servirte… y lo mismo podemos decir de los minerales… cada mineral es el hogar de una pequeña conciencia en desarrollo… es la vida… el sentido sagrado de la vida… honrémosla… a través de todos sus seres... disfrutadla… es Primavera… no dejéis de florecer…

¿Cómo ver y trabajar con los Gnomos?... eso se lo dejo a la próxima estación… de momento, tomemos Conciencia de que están ahí.

Fdo.: La Primavera

 

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.