Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Luis Prats Bernardi

Luis Prats Bernardi es Psicólogo e Ingeniero Técnico Industrial. Empezó su carrera profesional trabajando en el área de los recursos humanos y de ahí pasó a dedicarse a la terapia y a la formación.

Tiene una consulta abierta en Sevilla, imparte por toda España talleres y cursos de crecimiento personal (Eneagrama, Inteligencia Emocional, Proactividad, Sanación de heridas, onstelaciones  Familiares, etc.). Además es Psicólogo en el Centro Loyola y Socio fundador del Centro de Escucha San Camilo, ambos en Sevilla.


P.: Me ha comentado que está viviendo en Sevilla desde hace unos meses…

L.P.: Yo he vivido la primera mitad de mi vida en Sevilla. Aquí crecí y estudié y, tras estar muchos años fuera, he conseguido regresar a donde están mis raíces.

P.: Usted empezó trabajando en empresas en departamentos de recursos humanos.

L.P.: Yo empecé en temas de selección de personal y de ahí pasé a otras áreas de recursos humanos: formación, clima laboral, evaluación del desempeño, etc. Trabajé para varias empresas y como consultor externo. Ganaba mucho dinero, pero elegí dejarlo, porque no era feliz. Sentía que me estaba prostituyendo y que no estaba haciendo lo que realmente era mi misión personal. Así que me
formé en diversas herramientas de la Psicología humanista, y así pude dedicarme a ayudar a la gente a centrarse y orientar su vida.

P.: Veo que los temas sobre los que imparte formación son muy variados.

L.P.: He intentado formarme en diversas herramientas de la Psicología humanista: Gestalt, Análisis Transaccional, PNL, Sistémica, Logoterapia, Counselling, Eneagrama, Constelaciones Familiares,… Y creo que todas aportan y son valiosas. A lo largo de mi experiencia he visto que mucha gente se agarra a algunas de estas herramientas como si fueran la única verdad y las convierten en una religión. Creo que eso es un error y he procurado evitarlo siendo ecléctico y utilizando en cada momento lo que mejor se adecuaba a la situación. Me he especializado en algunos temas, pero sin renunciar a lo bueno que tienen los otros.

P.: Y de todas ellas, ¿cuáles son las que más le convencen?

L.P.: Una que me parece fantástica es el Eneagrama. Es quizás lo que más sirve para comprenderse a uno mismo y comprender a los demás. Para mí hay un antes y un después de conocerlo a fondo y empezar a utilizarlo.

P.: ¿Y qué es eso del Eneagrama?

L.P.: El Eneagrama es un instrumento de autoconocimiento que nos ayuda a descubrir rasgos y tendencias típicas de nuestra personalidad, bloqueos en nuestras relaciones y motivaciones que están en la raíz de muchos de nuestros comportamientos. Es además, y así lo define Helen Palmer, “uno de los pocos sistemas que se ocupan de la normalidad y de los comportamientos eficientes, y no de las patologías, integrando una gran cantidad de conocimientos psicológicos en un sistema coherente y relativamente sencillo”.

P.: ¿Y de dónde viene el nombre?

L.P.: La palabra “eneagrama” es de origen griego y se compone de dos partes: “ennea” que significa nueve, y “gramma” que significa figura. Por tanto, eneagrama sería un término que haría referencia a
una figura (circunferencia en este caso) circunscrita a nueve puntos.

P.: ¿Es un tema reciente?

L.P.: El Eneagrama es un modelo antiquísimo de interpretación del mundo. No se conoce con exactitud dónde y cómo se creó. Se dice que los caldeos hace 3.000 años y la escuela de Pitágoras hace 23 siglos ya lo utilizaban. Lo que sí se sabe es que los maestros sufíes en Afganistán lo han utilizado durante los últimos 700 años. La razón de que no haya trascendido se debe al secretismo de las enseñanzas sufíes y a que sus conocimientos sólo se transmitían oralmente del maestro al discípulo. El sufismo es una rama mística del Islam que utiliza fundamentalmente la oración y la meditación. Los maestros sufíes usan el Eneagrama como una herramienta para que sus seguidores, en su búsqueda espiritual, se hagan conscientes de los errores y posturas equivocadas que actúan como obstáculos en su camino.

P.: ¿Cómo funciona el Eneagrama?

L.P.: El Eneagrama define 9 tipologías, 9 puntos de vista, 9 maneras de ser y de funcionar. Así, asigna a cada tipología un número del 1 al 9.

P.: Y eso de asignar un número, ¿no encasilla a la persona?

L.P.: El Eneagrama no es una herramienta para etiquetar a las personas sino que su uso debe permitir comprenderlas mejor. Se usan números porque son términos absolutamente neutros, cosa que no ocurre con los adjetivos. Ningún número es mejor que otro.

Es decir, ser un “siete” no es mejor que ser un “cuatro”, y viceversa. Cada tipología tiene sus ventajas y sus puntos flacos. Además, ningún ser humano pertenece a una tipología de forma pura.

Todos tenemos un conjunto original e irrepetible de características relacionadas con las nueve tipologías, de forma similar a lo que pasa con el mapa genético.

P.: Cambiando de tema, usted es Psicólogo en el Centro Loyola, en Sevilla.

L.P.: Es un centro sin ánimo de lucro, que acoge a personas que han sufrido una separación y tienen problemas para elaborar ese duelo. Allí se les apoya, acompaña y orienta emocionalmente mediante grupos de autoayuda.

P.: Serán sobre todo mujeres las personas que acudan.

L.P.: Es cierto que hace unos años eran en su mayoría mujeres abandonadas las que venían buscando apoyo, pero cada vez son más los varones que se encuentran en una situación en la que no saben muy bien qué hacer, ni cómo actuar con los hijos, ni cómo gestionar sus emociones tras su separación.

P.: ¿Y qué es el Centro de Escucha?

L.P.: Es otra entidad sin ánimo de lucro, que esperamos empiece a funcionar en breve, y se dedica a atender y ayudar a personas que están atravesando dificultades en su vida, por procesos de duelo por la pérdida de un ser querido. Allí les vamos a escuchar a nivel individual o grupal, y les acompañamos en su proceso.

P.: Es curioso que haya que ir a un centro para que te escuchen…

L.P.: Realmente nuestra sociedad está muy incomunicada. La gente se comunica a nivel superficial, pero a nivel profundo raramente encontramos a alguien que nos escuche y nos comprenda sin enjuiciarnos. Y cuando una persona se siente escuchada y comprendida de manera correcta y sensible, desarrolla un conjunto de actitudes terapéuticas en relación a sí misma. La escucha es un acto espiritual y un magnífico instrumento de sanación.
 
Luis Prats Bernardi
Psicólogo
Tlf.:954 62 24 41 -
 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.