Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

Florecer, Renacer, la Vida

…La Vida es el milagro… Y cada suceso, hecho o acontecimiento -sea calificado por nuestra mente de importante o irrelevante, tanto da- es la plasmación de ese milagro. Por esto, el milagro se desparrama y desenvuelve cada día a nuestro alrededor y en nuestras propias vivencias cotidianas. Basta con tener “ojos” para poderlo “ver”.

La Vida es Evolución… En la Creación y el Cosmos no existe el “cambio”, pues nada se halla estático y la “inestabilidad” es la regla general: todo está en permanente mutación y transformación, en un incesante devenir y fluir. No hay “cambio”, sino “Evolución”. Constante, cíclica y muy rápida. La noción de “cambio” es otra ficción de la mente humana.

 

…Y en la Vida, Evolución y milagro, nada comienza, ni nada termina, porque todo acontece en un ciclo sin principio ni fin, es un suceder constante de eternos Presentes a cada momento, en los que conviven en el mismo instante la Vida, la muerte, la Resurrección y el Renacimiento.

No hay centro, ni principio ni fi n… Y la Quietud es un Movimiento que es, a su vez, resplandor de esa misma Quietud. Nunca habrá un final y nunca ha habido un principio de nada, ni siquiera de la Nada… Ni un volver a comenzar, porque toda Vida y toda muerte acontecen Aquí y Ahora, dentro de uno mismo, en el eterno presente… todo es un ciclo infi nito sin principio, ni fi n, sin pasado, ni futuro... sin nacimiento y sin muerte… en radical Armonía y en Paz completa.

Aquí y Ahora Re-nacemos constantemente. Que se diluya cualquier interferencia anclada aún en el pasado. Que tu vida quede libre de cualquier impacto en ti de las vivencias del ayer. Camina libre, sin ataduras a lo que ocurrió, sucedió, pasó… La gente piensa que las experiencias sirven para aprender. Es falso. Las experiencias desplegadas valen exclusivamente para no volver a vivirlas, para descargarse de la necesidad de vivenciarlas. Cuando las hayas experimentado todas, las puertas del Retorno al Hogar se abrirán de par en par. Céntrate en ti mism@ para que lo que hayas probado y degustado ya, da igual su sabor, desaparezca del menú de tu vida. Lo que somos lo es fuera del tiempo… Y el presente se despliega inmenso ante nosotros, absorbiéndonos en su inabarcabilidad. Nada quedó atrás, porque nada de lo que fue existe, salvo en la ilusión de la mente.

No hay nada que preguntarse. Cualquier pregunta proviene de la ignorancia del ego; cualquier respuesta, de su vanidad. Preguntas, opciones y respuestas tejen un Holograma que el ego defi ne como realidad. En verdad, sólo es el velo que oculta lo Real. Para descorrerlo, nada hay que preguntarse. Basta con vivir el Aquí y Ahora para percatarse que todo encaja… que todo tiene su porqué y su para qué en clave del impulso y desarrollo de nuestro proceso consciencial y evolutivo… que todo, sin excepciones, fluye, refluye y confluye en el Amor de cuanto es y Acontece… que ya todo es y tú mismo eres todo aquello que tu Corazón puede anhelar.

Ya no hay añoranzas y el Amor se hace en nosotros plenamente. Todo nos impulsa a ser lo que Somos: la Armonía nos envuelve y la Felicidad nos abraza. El viento es mi voz; los rayos del Sol, mi rostro; la lluvia, mis lágrimas; tú, mi reflejo. La Libertad me arrastrará por Dimensiones que eran desconocidas en este plano para el alma. Y todo lo que antes me dividía, me une ya en la fuerza y en la esencia del Espíritu Uno.

Para encontrarnos, nos buscábamos por los campos infinitosy eternos. Fue maravilloso y ya experienciamos tanto la búsqueda como el encuentro. Solo queda el recuerdo mental y álmico de lo vivido. Pero lo que Somos nada sabe de recuerdos… Sin pasado ni futuro, en el Aquí y Ahora, somos Amante, Amado y Amor y nos unificamos en la Experiencia de Amor, que todo lo llena, que todo lo abarca.

La mente queda a un segundo plano y deja de juzgar y etiquetar, para entrar en el vacío y, como consecuencia, en la pureza de la mirada de un niño, en la Inocencia... Y vemos que ni el pecado, ni la culpa, ni siquiera el perdón son reales... no existen, porque son ilusiones de una mente velada por la ignorancia y el olvido colectivo. Con esa visión, que es contemplar la Vida desde la Realidad,... no hay culpables… porque todo es perfecto, y por lo tanto, no hay nada que perdonar... ya no es necesario el perdón, porque todos Somos Santos e Inocentes ante los ojos de Dios, que es yo, nosotros y ellos. Él nunca condena, porque Él, tú y yo, en esencia Todo Es y Somos Amor. Y donde el Amor vive y reside, no puede coexistir el miedo, el dolor, ni el sufrimiento... todo se desvanece como espejismos de un largo sueño ilusorio... que se creó en el plano mental..

Para contemplar un nuevo mundo… sólo se puede ver con unos nuevos ojos... eso es lo único que te puede salvar del dolor, la queja y el sufrimiento... Ésa es la clave... La Inocencia te devuelve la pureza, como dijo nuestro amado Jesús de Nazaret... Sed como niños para entrar en el Reino de los Cielos. Precisamente a la Inocencia se refería... a esos ojos nuevos, a ver todo y a todos simple y llanamente con los ojos del Corazón...

El que contempla así el mundo, es que realmente Ve...

El que ve con los ojos del Amor Vive la Verdad. Y Vive ya en el Paraíso, que está siempre Aquí, no en ningún otro lugar... El Cielo en la Tierra es eso precisamente. ¡Es tan fácil y sencillo!

Inocencia… sagrada, bendita, que los ángeles encarnan… Tú y Yo... somos esos ángeles sobre la Tierra... y Todo aquel que entre en esa contemplación... un Niño será. Y volará como Nosotros en el Uno y en la Paz absoluta del Padre/ Madre, eternamente y por siempre.

Es la Experiencia de la Unicidad... el Reencuentro con el Dios que es yo... con el Todo y con la Nada que habitan en y somos nosotros.

Y ante esta Primavera cercana, la Dicha recorre mi cuerpo, mi alma... y los rincones eternos sin principio ni final de mi infinito ser, del Espíritu,... abarcándolo todo y fundiéndome con el Todo... diluyéndome en el Amor de Dios...

¡Qué Hermoso! ¡Qué Regalo! Somos la Vida, Somos el Vacío, Somos la Nada y el Todo, Somos la Muerte y la Resurrección. Y en el Todo nos recreamos y nos olvidamos de todo… y Recordamos que Todo Somos en la inabarcabilidad del Uno.

En todos los tiempos, en todos los espacios, Vivimos y Somos la Vida misma que felizmente recorre cada átomo de la existencia...

¿Hay algo más sublime que ser el Amor que se hace en cada una de las cosas que existen y no existen? ¿Hay alguna experiencia que pueda abarcar dicho sentir...? Ahora mis sentidos me susurran que sólo la Muerte, en todas sus manifestaciones, puede igualar algo tan colosal...

Ya he muerto a este mundo material y mundano... y cuando abandone este cuerpo físico... y haga el Tránsito adonde sea, será la misma exquisita experiencia de Dicha y Gozo inconmensurable...

Nada como la Muerte –morir en cada instante- para Renacer de Nuevo –en cada instante- y Ser y Sentirse Dios –en cada instante-. Vida, Muerte, Resurrección, Renacimiento… la Primavera Eterna que florece en el Aquí, y Ahora, sin un antes, ni un después.

Florecer… Renacer… ¡la Vida!

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.