Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador
  • Salud
  • Publicado:

La Sal ¿amiga o enemiga de nuestra salud'

La utilización de una sal de buena calidad puede desempeñar un papel importante, hasta vital, en el mantenimiento de nuestra salud. Es preciso conocer que, con este nombre, podemos encontrar el producto con muy distintas características y efectos para nuestro bienestar. Así pues, tenemos varios tipos de sal:


a) Sal marina sin refinar. Contiene cloruro sódico, yodo, magnesio y prácticamente todos los oligoelementos. La podemos encontrar fácilmente en algunos supermercados y también en las tiendas de productos naturales.

b) Sal refinada. Es la más común por su uso. Es la sal marina que, tras un proceso de refinación, queda desprovista de todos los oligoelementos, conteniendo exclusivamente cloruro sódico.

c) Sal gema. Es la sal de roca que sólo contiene cloruro sódico.

d) Sal yodada. Se llama así cuando se le añade yodo a la sal gema o refinada.

De todas ellas, la mejor es la sal marina sin refinar, por la gran cantidad de oligoelementos que contiene. Su composición puede variar un poco por su procedencia, lo mismo que su color, desde el blanco al gris, aunque en general su riqueza en oligoelementos es bastante similar. La tosca variedad gris recogida en la costa de Gran Bretaña se la conoce como sal celta, y es una fuente muy importante de magnesio en forma de bromuro y cloruro de fácil asimilación.

El sodio está muy relacionado con el agua y en nuestro organismo se pierde por los riñones, por la piel a través del sudor o bien por los intestinos en los jugos digestivos. Cuando el ambiente es muy caluroso y el cuerpo pierde sal y agua, aparecen los desequilibrios asociados a la deshidratación: fiebre, diarrea o vómitos.

Desde el punto de vista de la ciencia occidental se sabe que la sal desempeña un papel importante en determinadas funciones fisiológicas. Así:

• Ayuda en la producción de bilis.

• Aumenta los movimientos peristálticos del intestino, contribuyendo a una buena digestión.

• Alcaliniza la sangre, aspecto éste muy importante para mantener la buena salud, ya que la mayoría de los alimentos usados con más frecuencia en nuestra sociedad tienden a acidificarla.

• El sodio ayuda a la conducción de los impulsos nerviosos y también favorece la contracción muscular.

De acuerdo con las teorías nutricionales ayurvédica y china, la sal influye en cuanto que:

• Vuelve los alimentos más nutritivos y potencia su sabor, dando a la vez energía y vitalidad.

• Ayuda en la digestión y estimula la secreción del ácido clorhídrico en el estómago.

• Estimula la función renal y su uso adecuado promueve la absorción del calcio y la utilización de los nutrientes en general.

La sal es considerada como un alimento purificador y, como tal, ayuda al organismo a eliminar toxinas.

A pesar de todos los beneficios de una sal de buena calidad, también es cierto que su abuso puede traernos algunos problemas no deseados. La sal en exceso puede provocar una excesiva delgadez o bien un aspecto hinchado cuando en algunas personas produce retención de líquidos. Su exceso, igualmente, puede aumentar la presión arterial, ya que la sal tiene tendencia a atraer los líquidos, principalmente cuando se comen grandes cantidades de productos animales.

Parece evidente que es importante determinar qué cantidad usar en la alimentación diaria. En realidad, la mayoría de las personas utiliza demasiada sal, principalmente bajo la forma de “sal escondida”, tan común en los alimentos modernos, como patatas fritas, pan refinado, quesos, conservas y muy en particular en la “comida rápida”.

Como norma general (según la doctora en bioquímica Olga Cuevas), lo correcto sería 1 gr. de sal por litro de agua consumida, y no deberíamos sobrepasar de 2 ó 3 gr. de sal sin refinar al día.

Así pues, use la sal con moderación, considerando que cada persona tiene necesidades y capacidades diferentes y, sobre todo, absténgase de utilizar el salero en la mesa, ya que es una forma nociva de utilizar este ingrediente. De forma general, la sal debemos tomarla disuelta y a través de los alimentos.

La principal razón por la que la sal tiene mala reputación es probablemente porque la mayoría de personas la usan bajo la forma de sal refinada, cuyo contenido es exclusivamente cloruro de sodio, y a veces con otros ingredientes químicos, como son antiapelmazantes o estabilizadores. La sal refinada, en el transcurso de este proceso, es generalmente calentada a altas temperaturas, lo que puede alterar la estructura química.

Por todo lo dicho, es siempre preferible utilizar sal marina sin refinar, ya que es un producto natural, y su gran contenido en minerales y oligoelementos va a contribuir al buen funcionamiento de nuestro organismo.

 
Mati Navas
Nutrición energética y Medicina natural
Instituto Macrobiótico La Crisálida
Tf.: 954188197 / 651369713
http://aprendiendo-macrobiotica.blogspot.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.