Actividades Biotienda
banner blog del despertador
Descarga El Despertador

¡Poseer! la Madre de todas la Mentiras

Vivimos momentos convulsos en los que las noticias económicas no son muy esperanzadoras (o tal vez sí). Cuando encendemos el televisor, o la radio, o cuando abrimos cualquier periódico, sólo encontramos una palabra por todas partes: CRISIS.

El miedo a perder nuestro trabajo, nuestra casa, nuestras posesiones, crece y crece, alimentado por tan venenosas noticias.

¿Quien ha tenido la culpa de lo que está sucediendo? ¿Los bancos? ¿Las corporaciones? ¿Los gobiernos? Volvemos a buscar fuera la raíz de todos nuestros males, cualquier cosa menos asumir la más mínima pizca de culpabilidad en este proceso. Los bancos y las corporaciones, son lo que son, entidades que se mueven siempre buscando su beneficio, en forma de intereses, comisiones por ventas, o como sea. Los gobiernos, por su parte, están sostenidos por bancos y corporaciones, por tanto no son libres ni buscan el bien del pueblo, porque antes que el pueblo, están sus señores a los que deben servidumbre.



Partiendo de ahí, ¿a quien de nosotros le obligaron a firmar su préstamo o su hipoteca? ¿Tenía alguno una pistola apuntando a su sien? ¡No! Firmamos lo que quisimos.

No pensamos que en 30 años pueden pasar muchas cosas, ni que al final terminamos pagando tres veces lo que compramos por los intereses; tampoco pensamos en que un interés se llama "variable" precisamente porque puede variar, y ahora que el trabajo escasea y el sistema económico se tambalea, vienen las lamentaciones. Curiosamente, al firmar un préstamo, de forma coloquial decimos que nos hemos "echado una trampa", y así es, una trampa a veces de por vida en la que caímos por codicia y por orgullo.

Nacimos desnudos y moriremos así. La casa, el coche, los electrodomésticos y todo lo demás se quedará aquí, pero nosotros pasaremos y habremos invertido lo único que tenemos, nuestra vida, en "poseer cosas". ¿Quien posee entonces a quien? Si para tener una vivienda debemos ser auténticos esclavos durante 30 años, entonces, nuestra vivienda nos ha poseído a nosotros. O nuestro coche último modelo, o nuestro pisito en la playa o nuestra tarjeta oro. Las cosas sólo se pueden utilizar, pero nunca poseer realmente.

Si heredo una vivienda y temo perderla, si me apego a ella y sufro, aunque no la esté pagando, también me poseerá la vivienda a mí y no al revés. Compramos casas más grandes de lo necesario, coches más potentes, última tecnología, hicimos viajes al extranjero a todo tren sin reflexionar en su costo, cambiamos el fondo de armario cada temporada. Digo yo que algo habremos tenido que ver en esta crisis ¿no?.

¿Y cómo podemos salir ahora? Pues eliminando de nuestro interior todos los defectos que nos han puesto donde estamos. La codicia, el orgullo, el miedo... En chino, se emplea la misma palabra para decir Crisis que para decir Oportunidad, así que aprovechemos esta OPORTUNIDAD para corregir. Tal vez sea lo mejor que entreguemos al banco nuestra casa y nos vayamos de alquiler antes que seguir esclavizados para que el sistema bancario engorde a nuestra costa, o de que nos la quiten de todas formas por no poder pagarla.

Pero para hacer eso, hay que trabajarse el orgullo, la codicia, los apegos... Nadie ha dicho que fuera fácil, pero sí digo que SOLO DEPENDE DE NOSOTROS.

Nadie más que nosotros, puede sacarnos de nuestra crisis personal, donde estamos por haber sido más cigarras que hormigas. Pero es que esa es la buena noticia, que no depende de nadie más que de nosotros mismos. La única posesión real que tenemos es el tiempo que se nos ha dado, todas las demás posesiones son un espejismo, LA MADRE DE TODAS LAS MENTIRAS. ¿Empezamos a cambiar radicalmente ya?

 

Gloria Oñoro Benigno
Quiromasajista y Aromaterapeuta.
 

Actividades en Biotienda

close

¡Participa en nuestras actividades!

Infórmate el primero de nuestras actividades gratuitas, las plazas son limitadas.

Puedes ver nuestra  Política de privacidad y Aviso legal
Puedes darte de baja de nuestros mensajes siempre que quieras.